Proponen construir ferrocarril llegue Haití

Proponen construir ferrocarril llegue Haití

La construcción del ferrocarril internacional Nordeste-Dominicana-Haití fue propuesto por el Consejo Regional de Desarrollo (CRD). El monto de la inversión no se establece, ni de dónde provendrán los recursos.

La propuesta, definida por el CRD como una necesidad nacional, servirá, según sus promotores, para desarrollar proyectos y ejecutorias que beneficiarán a la región Nordeste y el Cibao Central.

Los detalles aparecen en el libro «Ferrocarril internacional Nordeste-Dominicana-Haití», de 68 páginas. El proyecto, explica el CRD, proporcionará ahorro de recursos, rapidez en la comunicación y un medio eficiente de apoyo a la agroindustria, la agricultura y la industria.

El ferrocarril dispondría de estaciones de pasajeros y centros de acopio en varias ciudades, utilizando como destino el Puerto Duarte, construido hace años en Arroyo Barril, Samaná.

Desde Cotuí se empalmaría otro ramal que transportaría los embarques de la zona agroindustrial. También tendrá acceso a las principales ciudades y centros de producción del área (Santiago, Moca, Salcedo, Tenares, Villa Rivas, Nagua, Río San Juan, Cabrera, Castillo, Pimentel, La Vega, Mao, Montecristi, Santiago Rodríguez, Dajabón y Puerto Plata).

El ferrocarril abarcaría un área geográfica de importancia agrícola nacional: 90% del arroz, 37% del plátano, 55% del cacao y el 21% del café.

La línea férrea principal comunicará a la región Nordeste con la Noroeste, con lo que se integrará los centros productivos del Cibao Central y se rescatará el antiguo ferrocarril Sánchez-La Vega.

El trazado de esa línea no atravesará ciudades importantes, sino que las bordeará y el acceso a éstas se realizaría por una red secundaria.

La línea comprenderá las comunidades de Sánchez, Villa Rivas, San Francisco de Macorís, Salcedo, Tamboril, Bisonó, Laguna Salada, Guayubín, Las Matas de Santa Cruz, Dajabón-Haití.

Según el proyecto, la vía férrea secundaria abarcará Bajos de Haina-Boca de Nigua para integrar la zona franca de Nigua-San Cristóbal, Ramón Santana-Los Llanos de San Pedro de Macorís, Distrito Nacional, Villa Altagracia, Bonao, La Vega, Cotuí, Imbert-Bisonó, Puerto Plata y Navarrete.

Las vías existentes de Distrito Nacional-Bajos de Haina, San Pedro de Macorís y La Romana serían utilizadas en el ferrocarril.

La locomotora será una unidad diesel formada por dos coches motores, prevista para la posibilidad de añadir un coche remolque intermediario. La velocidad máxima: 150 kilómetros por hora.

A partir de 1887, el ferrocarril La Vega-Sánchez desempeñó un extraordinario rol en el crecimiento económico y en el desarrollo de las provincias del área de influencia.

Según el libro, con la introducción de la locomotora de Montecristi, el 11 de julio de 1875, comenzó una fiebre de ferrocarriles de 1880 a 1890, surgiendo dos tipos de empresas: los ferrocarriles privados de la industria azucarera y los destinados al uso público.

Los problemas técnicos provocaron la desaparición de los dos ferrocarriles del Cibao, pues tenían poca trocha. El de Sánchez-La Vega, tres pies y seis pulgadas; el de Santiago-Puerto Plata era más pequeño.

En el ferrocarril Samaná-Santiago, la selección de La Cañita como punto de partida, la exclusión de San Francisco de Macorís y la decisión de no extender la línea hasta Santiago hicieron perder a la población del Cibao gradualmente la confianza.

El documento de CRD plantea que la construcción de dos vías férreas produjo una revolución en las relaciones laborales en esa zona del país y creó una demanda de obra sin precedentes.

Considera que el ferrocarril Sánchez-La Vega generó una extraordinaria expansión agrícola, con el surgimiento del cultivo del cacao. En menos de dos décadas, la región cercana a La Vega y San Francisco de Macorís se transformó en una de las más prósperas del país.

Según el CRD, el ferrocarril reviste de interés para el desarrollo del país, debido a la importancia del sector agropecuario en la economía.

Los estudios preliminares del ferrocarril fueron hechos con el patrocinio del gobierno español. Las firmas Sofrerail y Sercitec realizaron también estudios.

El comercio con Haití ha alcanzado un dinamismo considerable, representando el 10% de las exportaciones del país, señala el documento.

El director general del Consejo Regional de Desarrollo es el Ysócrates Peña Reyes; Abraham Abukarma, presidente en funciones; José Aníbal García, presidente del Consejo de Directores, y monseñor Jesús María de Jesús Moya, presidente del Consejo de Asesores.