Pronostican menor inversión privada en Latinoamérica

Pronostican menor inversión privada en Latinoamérica

WASHINGTON (AP).- La inversión extranjera directa (IED) en América Latina disminuirá en el 2006 debido a «debilidades estructurales’’ y habrá un menor flujo de capitales a los mercados emergentes del mundo, según un estudio privado difundido el martes. El descenso no llegará, sin embargo, a niveles críticos y se espera un retorno al alza a partir del 2009, según el estudio «Proyecciones de la inversión mundial hasta 2010’’ de la Universidad de Columbia, de Nueva York y el grupo The Economist, de Londres.

 Brasil, México y Chile seguirán siendo los tres principales destinos del capital privado extranjero en la región. Pero en el 2006 Brasil desplazará a México como primer destino con una captación del 17,2% del total regional proyectado de 72.100 millones de dólares.

 México bajará al segundo lugar con un 15,0% (17,8% en el 2005 en que Brasil captó el 15,2%) y Chile consolidará su tercer puesto con un aumento al 9,7% en el 2006 del 7,2% del año pasado, en que el volumen de la IED regional fue de 75.200 millones.

 El estudio hace notar que la IED en Argentina continuó recuperándose después de la crisis financiera y en el 2005 el país recibió 5.000 millones de dólares o un 6,6% del total regional, que lo ubicaron como cuarto destino regional, un lugar que se mantendrá en el mediano plazo.

 Sin embargo, esa cifra es todavía baja comparada con los flujos de alrededor de 10.000 millones de dólares anuales que Argentina recibía antes de la crisis, dice el estudio difundido simultáneamente en Estados Unidos, Gran Bretaña y Hong Kong.

 En el mediano plazo (2006-10), no se espera variación en los otros destinos: Colombia será cuarto, seguido de Venezuela, Perú, Ecuador, República Dominicana, Costa Rica, Cuba y El Salvador.

 En el 2007 y el 2008 el flujo de IED hacia las naciones en desarrollo tendrá indicadores negativos con relación al 2006 básicamente por debilidades estructurales, carga del servicio de deuda externa, costes de hacer negocios con una burocracia excesiva, deficiencias de infraestructura, falta de inversión social e incertidumbre en las reglas del juego.

 Karl P. Sauvant, director ejecutivo del programa de inversión internacional de Columbia y coautor del estudio, dijo que las principales fuerzas que impulsaron el buen comportamiento del capital extranjero en Latinoamérica hasta el 2005 fueron «el crecimiento económico regional e inversionistas en busca de recursos (naturales)’’.

 Pero Laza Kekic, director de proyecciones económicas de The Economist y otro coautor, opinó que «la debilidad estructural será el principal factor de contención de la IED’’ en la región en el futuro inmediato.

 Sauvant y Kekic pronostican que en el 2007 el flujo de capitales al mundo en desarrollo, con relación al 2006, descenderá a 407.700 millones de dólares o -0,7% y bajará aún más en el 2008, a 404.700 millones, u otro -0,7%. Para el 2009 se prevé una recuperación del 2,3%, a 413.000 millones y un salto adicional en el 2010, a 427.900 millones, o 3,4% de aumento.

 En el 2010, América Latina se recuperará también al beneficiarse del mayor flujo global: el estudio proyecta unos 87.700 millones de dólares en IED para la región o 20,7% mayor que el 2006.

 Entre otras razones, ese aumento se deberá a las actuales tendencias para crear mejores entornos empresariales, cambios tecnológicos y búsqueda de competitividad, así como una competencia global más tenaz que presionará a los inversionistas a buscar destinos de bajo costo.

 Contrariamente a la experiencia de los últimos dos años y las grandes expectativas de concentración de nueva IED en el mundo emergente, según el estudio, casi todo el incremento global 2006-10, con relación al nivel del 2005, ocurrirá en los países desarrollados.

 La IED en las economías emergentes en el 2006 será de 410.600 millones de dólares o 35,2% del total mundial. Esa proyección representa un magro aumento del 2,8% del flujo de 399.200 millones en el 2005, según el estudio.