Productores incapaces de suplir demanda China y EU

Productores incapaces de suplir demanda China y EU

POR CAROLA HOYOS
En Londres

Los precios del petróleo subieron por encima de los US$58 el viernes, mientras se va haciendo cada vez más claro que los productores no fueron capaces de equilibrar la demanda creciente de China y Estados Unidos, y las preocupaciones sobre seguridad que resurgieron con las alertas en las embajadas occidentales en Nigeria.

El aumento en los precios del petróleo crudo se produjo cuando el órgano estadístico del departamento de energía de EEUU declaró las ganancias cosechadas por los miembros de la Organización de Países Productores de Petróleo, el cartel que suministra cerca del 40% del petróleo mundial.

Los ingresos por exportaciones de petróleo para el grupo de 11 miembros este año se espera que salten 27%, a US$430 millardos, un nivel que no se veía desde los días de la guerra entre Irán e Irak, de acuerdo con los cálculos de su mayor cliente.

El auge de ingresos se produce cuando el cartel está tratando de tomar en cuenta, aunque no lo logra los llamados de los consumidores para enfriar los precios. El informe de la Agencia de Información de Energía fue publicada fue publicado la semana que la OPEP admitió que tenía poco poder para contener los precios récord, aunque incrementaran sus cuotas de producción en 500,000 barriles al día, hasta 28 mbd. Aunque los análisis creen que la razón primera del alza de los precios es la incapacidad de la OPEP para producir más petróleo, estuvieron de acuerdo con el argumento del cartel de que los cuellos de botella en la cada vez más tenso sistema de refinación global también tiene la culpa.  

Ambos participaron en hacer subir la cuenta que pagó EEUU por el petróleo extranjero a US$166 millardos, cerca de cuatro veces lo que gastó en 1998, cuando los precios alcanzaron su declive más reciente durante la crisis financiera de Asia.

La cuenta de la energía de Europa se ha inflado de manera similar, aunque los países ricos en petróleo como el Reino Unido– que este año se espera que ingrese más de £7 millardos (US$13 millardos) en impuestos y derechos por petróleo– se han beneficiado.  Algunos países europeos sin petróleo están obteniendo ganancias de otras maneras. Los inversionistas ricos desde Arabia Saudita hasta Dubai están gastando sus riquezas en ofertas que van desde hoteles en el “High End” londinense, hasta museos de cera parisinos.

Los accionistas y ejecutivos de las compañías petroleras internacionales también han compartido la gloria. Pequeñas compañías petroleras han visto cuadruplicar sus acciones en algunos casos, mientras que los grupos más grandes han incrementado la recompra de sus propias acciones y los retornos de los dividendos a más de 30%.

Aunque Rusia, el mayor productor de petróleo de Europa también se ha beneficiado, Alexei Kudrin, el ministro de Finanzas del país, advirtió esta semana: “Esto se debe considerar como una adicción a una droga. La llegada de moneda extranjera no está vinculada con un incremento en el potencial de exportación, sino sobre todo en el aumento en el precio del petróleo”.

La riqueza en aumento de la OPEP no ha resuelto los problemas de alto desempleo en el oriente medio ni la abyecta pobreza que plaga a países miembros como Nigeria. El cartel también está consciente de los riesgos negativos de los precios altos: que su peso en el crecimiento económico pudiera provocar acciones en dirección de fuentes alternativas de energía, que gradualmente harían bajar la demanda de petróleo.