Primeros meses del año favorecen precio del oro

Primeros meses del año favorecen precio del oro

Los tres meses y diez días de 2016 están siendo los mejores para el oro desde 1974. A diferencia de lo que venía ocurriendo a lo largo de la historia, cuando el oro solía apreciarse con mayor fuerza cuando la inflación subía, ahora los inversores se refugian en ese metal para lograr algo de rentabilidad en el contexto actual de tipos de interés.

La agencia Bloomberg destaca la particularidad de este movimiento alcista del oro. Como explica Adrian Ash, director de investigación en Bullion Vault, «el oro funciona bien como para cubrirse de la inflación, sobre todo cuando los tipos de interés no te protegen».

Ahora la situación podría ser la contraria a la habitual para el oro: «Cualquier incremento de la inflación será visto como un signo de mayor crecimiento económico, y podría ser negativo para el oro si la Reserva Federal reacciona con rapidez subiendo tipos».

El oro terminó el año en 1.060 dólares la onza, mientras que hoy su cotización alcanza los 1.254 dólares por onza. Es la fiebre del oro. El dinero que atraen los ETF (fondos cotizados) que tienen el oro como subyacente ha subido un 18% en lo que va de año. Esta alza supone el crecimiento más rápido de este tipo de productos desde 2009. Matthew Turner, analista en Macquarie Group, argumenta que «el oro lo hace muy bien cuando los bancos centrales pierden el control y en el actual contexto de estancamiento de precios parece que esto está ocurriendo».

Los tipos negativos implementados por varios bancos centrales de países relevantes a nivel económico, están convirtiendo al oro en un activo refugio.

Sin embargo, a raíz de esta subida, las dudas sobre si su revalorización es sostenible también han aumentado sensiblemente. En el comienzo del año los temores a una posible recesión en Estados Unidos se han incrementado y las dudas sobre la capacidad de crecimiento de la economía china, que ya provocaron un terremoto en agosto, no se han apaciguado.