Primera dama firma un «Pacto Nacional» para erradicar la violencia de género

Primera dama firma un «Pacto Nacional» para erradicar la violencia de género

La primera dama, doctora Margarita Cedeño de Fernández, firmó hoy con los diferentes sectores de la sociedad dominicana, un Pacto  Nacional para la Erradicación de la Violencia de Género, con el cual se busca unir los esfuerzos para sensibilizar a la sociedad a favor de la erradicación de la violencia de género.

Al pronunciar su discurso, la Primera Dama dijo que el cumplimiento de la misión de servicio a los demás y la sensibilidad social fueron las principales motivaciones para convocar el Pacto Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, de forma que todos los sectores se unan y pongan fin a ese problema que está acabando con la vida de cientos de mujeres y dejando en la orfandad a niños y niñas inocentes.

“Les hago un llamado a atacar un problema cuya erradicación no es sencilla, ya que depende de un cambio completo de paradigma en cuanto a la relación hombre – mujer dentro de la pareja, lo que implica un esfuerzo sostenido de educación y concientización de la población, empezando desde la infancia y la familia”, enfatizó la doctora Cedeño de Fernández.

Agradeció a todos los sectores que acudieron a firmar el pacto y felicitó a cada una de las instituciones que estuvieron presentes, por el trabajo que realizan a favor de los sectores más vulnerables. “Nuestro esfuerzo no es en vano. Sigamos sembrando esperanza”, dijo.

La doctora Margarita Cedeño se comprometió a presentar al Presidente de la República, doctor Leonel Fernández, para su pronta aprobación en el Congreso Nacional, un Anteproyecto de Ley Orgánica para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, elaborado por diferentes instituciones.

El documento fue firmado por representantes del sector judicial (jueces y procuradores), militar, policial, legisladores, ONGs, iglesias, políticos, universidades, sindicatos, empresarios, medios de comunicación, funcionarios públicos, entre otros, quienes se comprometieron a ejecutar una serie de acciones que conduzcan a la eliminación de la Violencia de Género en el país.

Entre los compromisos asumidos se encuentran el de reafirmar el deber de los Estados de garantizar los derechos humanos de las mujeres y las niñas, mediante la adopción de todas las medidas necesarias para garantizar su plena vigencia y ampliar y mejorar el marco legal orientado a la prevención, atención, sanción y control de todas las formas de violencia contra la mujer y la niña.

Los firmantes también se comprometieron a desarrollar programas educativos dirigidos a las familias con contenidos orientados al logro de la igualdad de género y hacia conocimientos, actitudes y prácticas favorables al respeto de los derechos de la mujer y la niña.

Asimismo, asumieron el compromiso de trabajar en la educación y la socialización preventiva de la violencia contra la mujer y la niña, y el uso de la Tecnología de la Información y Comunicación (TICs) para su prevención y denuncia, así como para la promoción de una imagen positiva y de respeto hacia la mujer en los medios de comunicación social.

También desarrollarán programas dirigidos a los niños, niñas y adolescentes de madres sobrevivientes de violencia intrafamiliar, favoreciendo su recuperación a través de la atención sicológica y del apoyo sociofamiliar.

Otro de los compromisos asumidos es fortalecer la democracia participativa y la inclusión igualitaria, plural y multicultural de las mujeres, garantizando y estimulando su participación en la toma de decisiones y en la definición de las políticas públicas, valorando su función en el ámbito social y económico, adoptando medidas y estrategias para su inserción en los espacios de decisión, opinión, información y comunicación.

Con este pacto además se busca fortalecer los mecanismos de denuncia y acceso a la justicia y lograr que los mismos sean accesibles, oportunos, eficientes y adecuados para todas las mujeres, niñas y adolescentes envueltas en un cuadro de violencia, así como establecer políticas públicas de igualdad y equidad de género que sean sostenibles y continuas, que estén enfocadas principalmente en la educación, empoderamiento e inserción laboral de las mujeres.

El pacto fue firmado en el salón Las Cariátides del Palacio Presidencial y llevó a cabo por la preocupación que existe entre los diferentes sectores de la sociedad de que todavía en el Siglo XXI existan personas que crean que las mujeres, las niñas y los niños son objetos propiedad de alguien que pueda maltratarlas utilizando diversas formas, como femenicidios, abusos, agresiones sexuales, violencia en las relaciones afectivas, entre otras.

Igualmente tomaron en cuenta la vulnerabilidad a estas situaciones de las mujeres y las niñas con discapacidades psíquicas y/o físicas, el trabajo infantil, situaciones de explotación, esclavitud y servidumbre y trabajo sexual y pornografía infantil trata de personas, en especial mujeres, niñas y niños y todo tipo de maltrato a que son sometidas las mujeres por sus parejas, ex parejas, cónyuges, ex cónyuges.