Prevén se agrave conflicto ADP

Prevén se agrave conflicto ADP

POR MARIEN A. CAPITAN
El conflicto de intereses que se vive a lo interno de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) podría agravarse el próximo viernes once de marzo, fecha para la que se ha convocado una concentración de todos los maestros que han sido cancelados y degradados por la Secretaría de Educación.

El encuentro, pautado para las nueve de la mañana en el Club San Carlos según reveló una fuente del gremio, será realizado por el grupo que lidera el presidente del sindicato, Eduardo Cuello, quien ha sido acusado por los dirigentes que pertenecen al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) de dirigir una campaña de descrédito contra las autoridades educativas.

El problema que existe en la ADP tiene sus raíces en la militancia política de sus dirigentes, quienes se debaten entre apoyar los reclamos de los maestros o defender los argumentos que esgrime la titular de la cartera educativa, Alejandrina Germán.

Estas posiciones encontradas se hicieron evidentes el martes pasado, después que un grupo de dirigentes y maestros se presentara en el Congreso Nacional para solicitar la interpelación de Germán.

Al frente de este grupo estaba Cuello, quien ahora lleva la voz cantante a la hora de hablar de las cancelaciones y degradaciones que se han producido en los últimos meses en el sistema educativo.

El mismo martes, sin embargo, el presidente del Senado, Andrés Bautista García, recibió una carta firmada por otro grupo de dirigentes de la ADP en la que se aseguraba que la presencia de los maestros obedecía a una iniciativa personal de Cuello y no del resto del sindicato.

Esta carta está encabezada por la firma de Radhamés Camacho, primer vicepresidente de la ADP y miembro del Comité Central del Partido de la Liberación Dominicana, y cuenta con diez firmas más. ¿La finalidad? Que Bautista García descarte la posibilidad de interpelar a la secretaria de Educación.

Señalando que la iniciativa de la interpelación se enmarca en una acción «politiquera», en la carta se expone también que lo que busca el grupo de Cuello es «torpedear» el interés que tiene el magisterio de que se convoquen de forma inmediata las elecciones del gremio.

Independientemente de las elecciones, lo cierto es que desde que el PLD subió al poder los papeles de los dirigentes adepeístas han cambiado: los que antes defendían a los maestros ahora callan y justifican, mientras que los que antes callaban se han convertido en los paladines de la justicia magisterial.

Amén de unos y otros, por supuesto, siempre han existido dirigentes que defienden a los maestros sin importar el partido que gobierne. Estos dirigentes, entre los que se encuentran algunos como la secretaria de asuntos estadísticos, María Teresa Cabrera, suelen ser los que militan en los partidos minoritarios. Por esa razón, a menos que su partido se comprometa con el de turno, siempre están del lado de los atropellados.

En consecuencia, a la hora de buscar apoyo, se les ve cambiando de bando y de aliados: siempre contarán con los que estén en la oposición. Por eso no es de extrañar que, así como las alianzas se rompen y se vuelven a unir, surjan ciertos conflictos personales que terminen derivando en un ir y venir de cartas e imputaciones.

En esa situación se encuentra ahora la ADP: Cuello protege a sus maestros, muestra cancelados y degradados y, por ello, es acusado de dirigir una «facción» que busca desacreditar a Educación. Esta supuesta facción, sin embargo, no sólo está compuesta por Cuello y los maestros del Partido Revolucionario Dominicano (PRD): en ella están reflejadas las bases que están siendo maltratadas.

Para el otro «bando» nada de esto es cierto. Como Germán, dicen que los cancelados no existen y que las denuncias son parte de una trama política. Lo mejor es que antes, cuando la ex vicepresidenta Milagros Ortiz Bosch era la secretaria de Educación, ellos estaban en la otra cara de la moneda.