Presupuesto abre puertas acuerdo FMI

Presupuesto abre puertas acuerdo FMI

El proyecto de presupuesto para el 2013 define las prioridades de la presente administración, a saber, educación, recursos a las mipymes, fondos para la agropecuaria, seguridad ciudadana, y también, por el monto del déficit contemplado, garantiza el proceso de sostenibilidad fiscal y facilita un nuevo acuerdo Stand-By con el Fondo Monetario Internacional.

En nuestro artículo de la pasada semana planteamos que con ingresos estimados por un monto de RD$375 mil millones, si el Gobierno mantenía un gasto total por RD$469 mil millones, como se planteó en el Consejo Económico y Social, el resultado sería un déficit en el orden de RD$94 mil millones, equivalente al 3.7% del PIB, el cual, a nuestro juicio, era muy elevado y pondría en dificultades concertar un acuerdo con el FMI, importante en estos momentos para garantizar el financiamiento del déficit y la amortización de la deuda pública para 2013.

En un artículo publicado en este medio el 21 de octubre (“Ingresos y gastos en reforma fiscal”) justo en el momento cuando en el CES se planteó un presupuesto de RD$410 mil millones, sin reforma fiscal (el cual frente a ingresos totales por RD$329 mil millones generaba un déficit del 3.3% del PIB) consideramos que era factible para el Gobierno reducir el gasto total a RD$444 mil millones, lo cual era un punto intermedio entre la propuesta del CES y la inicial del Gobierno, aparte de que presentaba un déficit más compatible con un proceso de consolidación fiscal.

El Consejo de Gobierno aprobó un Proyecto de Presupuesto por un monto de RD$443,374 millones (estuve bien cerca en mi propuesta) con un déficit estimado equivalente al 2.7% del PIB, y que representa RD$32 mil millones menos a la ejecución estimada para este año y RD$26 mil millones menos a la propuesta presentada ante el CES.

Ese presupuesto, realista en cuanto a la estimación de los ingresos, presenta un fuerte ajuste pues reduce el déficit, desde un proyectado para este año de 6.6% del PIB hasta 2.7% del PIB, congela la nómina a los niveles de septiembre de este año, salvo los aumentos y nuevos nombramientos en educación y PN, la adquisición de bienes y servicios a los niveles de 2011; eleva las asignaciones para la educación preuniversitaria y la superior, cumpliendo con el 4% del PIB,  además de que aumenta los presupuestos de la Justicia y las instituciones relacionadas con la seguridad ciudadana.

Ese proyecto prioriza el gasto social y la lucha contra la pobreza, cuando establece una asignación de RD$7,266 millones para el programa “Progresando con Solidaridad”, 500 millones para el fondo de enfermedades catastróficas, inclusión de 450 mil nuevos beneficiarios al régimen subsidiado de la Seguridad Social,  más de 4,500 millones en préstamos a las mipymes e inversión en infraestructuras distribuyendo los recursos a nivel nacional y en obras con un importante retorno social. Aparte de la vocación social y desarrollista, el proyecto de presupuesto presenta un aspecto relevante, y es que por la magnitud del ajuste y la fuerte reducción del déficit del Gobierno Central, se envía un mensaje a los mercados financieros y agentes económicos acerca de la voluntad política de garantizar la sostenibilidad fiscal y cumplir con los compromisos financieros. También esas premisas del proyecto van a facilitar la negociación y eventual arribo a un acuerdo con el FMI, que es importante para garantizar el acceso a menores tasas de interés de los recursos para financiar el déficit y la amortización de la deuda pública, que podrían rondar los US$3,400 millones para el próximo año.

Este proyecto de presupuesto lleva implícito el cumplimiento de las promesas de campaña, que a su vez son un reflejo de los lineamientos del Programa de Gobierno; también revela el compromiso de las autoridades con la preservación de un clima de crecimiento con estabilidad, cuentas fiscales garantes de la sostenibilidad  y el reforzamiento de la confianza de los inversionistas.