Presidentes Ecuador y Colombia analizarán posible reunión Bush

Presidentes Ecuador y Colombia analizarán posible reunión Bush

Quito (EFE).- Los presidentes de Ecuador, Alfredo Palacio, y de Colombia, Alvaro Uribe, analizarán la posibilidad de reunirse a mediados de febrero con su colega de EEUU, George W Bush, para estudiar el Tratado de Libre Comercio (TLC).

Palacio y Uribe tratarán la cuestión en el encuentro que tienen previsto celebrar en Bogotá la próxima semana, dijo el coordinador general del Comité Empresarial Ecuatoriano, Roberto Aspiazu.

«Es probable que en Bogotá se haga un pronunciamiento fijando ya una fecha para la reunión con el presidente Bush. Se ha hablado de que podría ser para mediados de febrero», dijo ayer Aspiazu, aunque aclaró de que aún se trata de una posibilidad.

Aspiazu participa desde 2004 en la negociación de Ecuador, Colombia y Perú para suscribir el TLC con EEUU.

La Presidencia ecuatoriana confirmó hoy a EFE que Palacio se reunirá el próximo lunes con Uribe en Bogotá.

Aspiazu proporcionó la información a los periodistas en un aparte de la reunión del comité empresarial con el ministro de Comercio Exterior, Jorge Illingworth, en la que se analizó «el escenario de cierre de negociación del TLC».

Ecuador, Colombia y Perú comenzaron a negociar el TLC con EEUU en 2004, pero Lima terminó ya el diálogo en diciembre pasado.

Aspiazu consideró que la reunión entre Palacio y Uribe «es una señal positiva en términos del compromiso político del Gobierno ecuatoriano de avanzar y concluir la negociación», a la que se oponen numerosos movimientos sociales y los indígenas ecuatorianos.

El coordinador general de los empresarios informó, además, de que Ecuador estudia la posibilidad de terminar las negociaciones con EEUU en dos partes: multilateral y bilateral.

En la multilateral, Quito pretende analizar con Bogotá y Washington asuntos como propiedad intelectual, medidas sanitarias y fitosanitarias, así como reglas de origen en la semana del 23 ó 30 de enero.

En la bilateral, Ecuador negociaría con Washington temas agrícolas, acceso a mercados, bienes industriales y servicios, en la semana del 6 ó 13 de febrero. Aspiazu reconoció que Ecuador «cerrará último» las negociaciones con EEUU, «con un desfase de no más allá de quince días» con respecto a Colombia, que «se va a adelantar en el cierre. Eso es inevitable».

Los empresarios calculan que las negociaciones se cerrarán en los primeros meses de este año, por lo cual prevén que el texto del acuerdo para estudio por parte del Congreso ecuatoriano llegará «antes del término del primer semestre de este año».

«Ese sería el escenario ideal, pero este es un país en el cual los escenarios predecibles son un imposible», anotó Aspiazu, que recordó que se debe tratar de definir el TLC antes de junio «para que no se mezcle con la campaña electoral», para las elecciones presidenciales, prevista para el próximo 15 de octubre.

Aspiazu reconoció que «hay algunos contenidos de la negociación que pasan por decisiones de carácter político. Mantenemos como país de menor desarrollo relativo, espectativa en torno a la flexibilización que deba darse de parte de los negociadores estadounidenses», dijo.

Al referirse a los opositores al TLC, Roberto Dassun, presidente del Comité empresarial, expresó que «no deja de ser motivo de inquietud», aunque insistió en que «la gran mayoría de los sectores productivos y del país, se va a ver beneficiado del TLC».

«Es obvio que existen sectores que pueden ser perjudicados, pero en el balance, va a haber una gran mayoría de ecuatorianos que tendrán un beneficio del TLC», anotó Dassun al advertir que «sería tremendamente perjudicial» para el país quedar fuera del TLC con Estados.