Presidente Fernández propone Gobierno de unidad nacional

Presidente Fernández propone Gobierno de unidad nacional

El presidente de la República doctor Leonel Fernández Reyna propuso la creación de un Gobierno de unidad nacional que integre en un consejo económico y social, a los representantes del sector empresarial, del sector laboral, de la sociedad civil y de las iglesias, al pronunciar su discurso ante la Asamblea Nacional luego de ser juramentado por el presidente del Senado, Andrés Bautista García.

Al referirse a la crisis económica que afecta a la población, el primer mandatario expuso que la primera medida será «decretar que a partir de este mismo instante se inicie un período de austeridad».

Fernández explicó que el país tiene una inflación acumulada anual de un 60%, devaluación de la moneda en más de un 100%, pérdida del poder adquisitivo de los salarios e ingresos. Disminución del consumo, pérdidas masivas netas negativas, un crecimiento por debajo de cero, fuga de divisas y cierre del acceso al mercado de capitales, dificultades de financiación externa y de nuevos flujos de inversión extranjera y una deuda pública equivalente al 60 por ciento del PIB.

Asimismo, expresó que tanto el Fondo General de la Nación como el fondo especial destinado a la regalía pascual, «están en rojo».

«Todo esto equivale a decir que el próximo Gobierno no dispondrá de un solo centavo para empezar a trabajar y tendrá que realizar grandes esfuerzos para poder cubrir en las Navidades su compromiso de un salario adicional con los empleados públicos», puntualizó.

Medidas:

En torno a las medidas a tomar por el nuevo Gobierno, Fernández dijo que para contrarrestar las consecuencias nefastas que pudiese generar la crisis, «la República Dominicana procederá en lo inmediato a una reestructuración de la deuda externa, en consistencia con los criterios del Fondo Monetario Internacional y el Club de París, que le permitan a nuestro país un alivio en el cumplimiento de su carga financiera».

Al enfatizar sobre las medidas de austeridad, dijo que «hay muchos cargos públicos en exceso, creados mediante la tradicional práctica corrosiva del clientelismo o bien producto de las duplicaciones de funciones dentro de nuestro aparato burocrático estatal. Esos serán suprimidos».

«Nadie, absolutamente nadie, podrá utilizar los fondos públicos para la adquisición de nuevas jeepetas, o para efectuar llamadas teléfónicas, nacionales o internacionales, sin límites de tiempo. Los viáticos y las dietas tienen que ser disminuidos, los gastos superfluos, eliminados», recalcó.

Fernández dijo que dictará normas para evitar que las instituciones del Gobierno central tomen préstamos de bancos comerciales domésticos, sin la debida autorización de la Oficina Nacional de Presupuesto o la Contraloría General de la República.