Presidente Fernández: Médicos deben «parar los paros»

Presidente Fernández: Médicos deben «parar los paros»

POR MANUEL JIMÉNEZ
El presidente Leonel Fernández reiteró ayer que el gobierno no está en condiciones de aumentar los salarios de los médicos que laboran en los hospitales públicos y que lo que tiene que hacer el Colegio Médico Dominicano (CMD) es «parar los paros».

El mandatario entiende que el mecanismo de lucha empleado por los médicos «no es el adecuado» porque «no es al gobierno al que están afectando, sino que están afectando a los pobres de República Dominicana que son los que acuden a esos establecimientos».

Recordó que los médicos, al igual que el resto de los servidores públicos, ya recibieron un incremento salarial de un 15 por ciento y que para mitad de este año está previsto un segundo aumento por igual proporción, lo que totalizaría un 30 por ciento.

Dijo también que el gobierno se está empeñando en la reparación y ampliación de las plantas físicas de los hospitales, así como en mejorar su abastecimiento y destacó que apenas la semana pasada estuvo en Santiago inaugurando nuevas instalaciones médicas.

El CMD inició ayer un nuevo paro de labores en todos los hospitales, el cuarto en lo que va del año, en demanda de aumento salarial, suministro de medicinas y acondicionamiento de las plantas físicas.

Fernández dijo que no es al gobierno al que le corresponde ponderar el impacto que estos paros tienen entre los pacientes que acuden a estos centros, sino a quienes los están propiciando.

«Son ellos (los médicos) los que están haciendo paros», comentó.

Al mandatario se le preguntó qué actitud asumirá el gobierno, en definitiva, frente a los reiterados paros médicos.

«Ellos lo que tienen que hacer es parar los paros ¡Parar los paros!», respondió el presidente Fernández, quien fue abordado luego de firmar el libro de condolencias abierto en la sede de la Nunciatura Apostólica por la muerte del Papa Juan Pablo II.

«Es que lo que ellos piden no es posible», recalcó el mandatario, al reiterar que a principios de este año se benefició a los médicos con un aumento salarial y para mediados de este 2005 está programado otro aumento también de un 15 por ciento.

«Se ha dispuesto un aumento de salarios para todo el mundo, un 15 por ciento en enero y otro 15 por ciento a partir de julio. Entonces, eso es lo que se puede. Yo soy una persona que soy franca y no quiero alentar falsas ilusiones», argumentó el mandatario.

Añadió que si eso no se puede, es porque no se puede y que «¿Porqué razón habría que darle un tratamiento especial a los médicos?».

Consideró que si hay un tratamiento especial para los médicos «habría que dárselo también a los maestros, a los productores agrícolas, en definitiva a todos».

Fernández entiende que «hay que ser razonables» y sostuvo que encabeza un gobierno «dispuesto al diálogo», pero que «ante lo imposible, sencillamente, no».

Insistió en que los médicos tienen que entender que con sus paros están afectando a los pobres, no al gobierno y entender también que se les ha hecho un aumento de sueldo.

«Yo creo que tienen que reintegrarse y ver si se puede en otras circunstancias, no en estos momentos. Cuando el país siga avanzando económicamente, entonces considerar nuevos ajustes salariales», garantizó Fernández.

Recordó que su administración está apenas en la fase inicial de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional «que nos ha exigido austeridad en el gasto».

En relación a la demanda de mejoría en los servicios hospitalarios, Fernández dijo que justamente la semana pasada estuvo en la ciudad de Santiago inaugurando nuevas instalaciones para asistencia de salud.

«Es decir, que esto es algo que el gobierno ha mejorado enormemente con respecto a lo que hemos heredado. De manera que esta es una demanda que recibe de disfraz a la única atención que realmente se tiene», añadió.

Fernández acudió ayer a la sede de la Nunciatura, en esta capital, donde fue recibido por el nuncio apostólico, monseñor Thimoty Broglio, para presentar sus condolencias por la muerte del Papa Juan Pablo II.

Previamente había estado en el Banco Agrícola donde entregó un cheque de RD$1,000 millones para capitalizar esa institución estatal.