Potencial para las abejas

Potencial para las abejas

La República Dominicana tiene un gran potencial para exportar abejas y aumentar la producción de miel, porque tiene el ambiente, las colmenas y la tecnología para hacerlo.

El Salvador, Honduras y Costa Rica  han expresado interés en adquirir abejas dominicanas para cruzarlas con las que tienen en esos países con miras a obtener una abeja con un nivel de mansedumbre más alto.

El país ya tiene la  tecnología para multiplicar las reinas. En lo que hay que  trabajar es en  que los productores pasen  a producir las reinas para exportación, pero si no tienen un mercado asegurado no pueden producirlas.

Para entrar en la exportación de abejas, los apicultores necesitan las certificaciones sanitaria y de no africanización, que son exigencias de los países compradores. Con fines de lograr eso, se está en la fase de identificación genética molecular.

El proyecto de mejoramiento genético tiene el apoyo de la secretaría de Educación Superior,  Ciencia y Tecnología, sometido por el  Centro de Desarrollo Agropecuario y Forestal (CEDAF) y  la participación interinstitucional del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales  (IDIAF), la Dirección  de Ganadería y la Universidad ISA.

Este proyecto ha trabajado en la capacitación de producción de material vivo con algunos productores líderes, pero definitivamente la capacidad en infraestructura y los recursos necesarios para producir a esos niveles y garantizar la certificación que  va a requerir, se necesitaría un apoyo más dirigido para que esas capacidades estén establecidas.

Sobre lo que está ocurriendo con la adecuación de la apicultura nacional, fueron consultados Santiago Rivas, encargado del Programa Apícola del CEDAF  y coordinador de Red Apícola Dominicana; Alejandra Palacio, encargada del Programa Apícola del Proyecto Integrado de Desarrollo Apícola del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina, y Martín Canals, técnico Investigador apícola del IDIAF.

En el país, Palacio ha establecido un programa de mejoramiento genético de las abejas que ha dado un   buen resultado en Argentina, según Rivas. “Comenzamos la idea de manera formal en 2002 a nivel de establecer el equipo institucional y comenzar el trabajo de campo e integrar al IDIAF, donde tiene su sede el proyecto que lidera las investigaciones que estamos haciendo. En el 2004 se dieron  los pasos en el campo: primero salir a buscar material vivo (colmenas entre los productores). En ese momento establecimos que debían ser  abejas que se movieran rápido, que no estuvieran enfermas las colonias y con alto nivel de cría”. Así se formaron núcleos (apiarios). En el país se celebró el IV Congreso Centroamericano y del Caribe de Integración y Actualización Apícola, al que asistieron los países Centroamericanos y caribeños.    

Rivas explica que el proyecto ha trabajado en las capacidades de producción de material vivo con algunos productores líderes, para cuyo éxito se necesita un apoyo más dirigido.

En tanto, Martín Canals, que es el primer técnico nacional que se especializó en  inseminación artificial de abejas reinas, precisa que tenemos la tecnología para multiplicarlas y los apicultores están preparados.

Para hacer contacto con los países interesados en importar abejas dominicanas, lo que falta es la fase del proyecto de identificación genética para definir la africanización o no en el país.

La doctora Alejandra Palacio cuenta que cuando empezamos nuestro programa de mejoramiento  fue eligiendo la mejor abeja en cada zona de Argentina, que seguramente es la mejor que se adapta y entonces elegimos lo mejor que teníamos en cada región. A partir de ahí, las otras herramientas fueron el protocolo de trabajo que compartimos: de qué manera hacerlo, cómo involucrar al apicultor que acerca su mejor material, de qué manera hacer la evaluación visual, lo que nosotros llamamos selección primarias en las colmenas de los productores y a su vez cómo llevar eso a un lugar que llamamos centro o núcleo de evaluación.      

Definí una metodología de evaluación para eso que se comentaba del comportamiento higiénico que en definitiva es una medida indirecta de la tolerancia de las abejas a las enfermedades de la cría. Se estableció una herramienta común: un sowfuer (programa) que tenemos específico en el cual cargamos todos estos datos, definiendo cuáles son las características que más nos interesan, nos indican un ranking de cuáles son las mejores colmenas hasta cuáles son las peores para poder tener una decisión objetiva de qué seleccionar.

Dice que  quizás los apicultores estarían en condiciones de producir reinas para exportación, aunque  estamos trabajando en esta etapa, porque muchos países piden que los materiales genéticos estén libres de africanización. Cuando compran reinas no quieren que haya africanización en ellas, aún cuando puedan tener africanización en esos países.  En América la abeja africanizada, colonizada, está presente en la mayoría de los países, desde Estados Unidos hasta el norte de Argentina.

En República Dominicana, por el hecho de ser una isla, hasta ahora no se ha registrado oficialmente africanización. Hemos hecho trabajos muy preliminares, sin un muestreo muy importante, pero muestras que se han enviado a Argentina han dado todas abejas europeas, pero para eso se va a hacer un muestreo a nivel nacional.

Las cifras

1,500 toneladas métricas,  es la producción actual de miel de abejas de la República Dominicana, que en 2004 era de 3,000 toneladas, pero esa reducción se debe a la falta de apoyo a los apicultores por parte de las autoridades, según técnicos del área.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas