¿Por qué cuestionar aspiraciones?

¿Por qué cuestionar aspiraciones?

El doctor Leonel Fernández Reyna, expresidente de la República, está haciendo lo indecible por alcanzar la candidatura presidencial del mal llamado Partido de la “Liberación” Dominicana (PLD), organización en la que en estos momentos hay más de media docena de aspirantes presidenciales y nadie cuestiona la situación.

De Leonel, incluso, se dice que estaría medrando a lo interno del PLD para minar posibles aspiraciones reeleccionistas del Presidente Danilo Medina Sánchez. Se ha manifestado que el doctor Fernández podría estar detrás de la decisión que se vio obligado a tomar Medina, en que se refiere a la devolución al Congreso Nacional de la Ley que declararía Parque Nacional a Loma Miranda, para obrar en contra de la popularidad del mandatario.

Reynaldo Pared Pérez, Radhamés Segura, Francisco Javier García Fernández, Juan Temístocles Montás Domínguez, entre otros, se mencionan como aspirantes presidenciales peledeístas para mayo del 16.

Nadie, absolutamente nadie, cuestiona lo que se da en el PLD. Todo está bien ahí. Pero desde que se dice que el expresidente Hipólito Mejía podría aspirar, como así será, a la candidatura presidencial por el naciente partido Revolucionario Mayoritario (PRM), de inmediato se vaticina que se “romperán las barajas”, que “se soltará el loco”. Que “entrará el mar”.

Se quiere llevar al ánimo de la gente que las aspiraciones presidenciales del señor Mejía están vedadas, y son algo así como unos vientos huracanados.

No entra en mi íntima convicción que otro aspirante visible en el PRM, licenciado Luis Abinader, pensaría ni remotamente que Hipólito Mejía cedería su espacio poder-político mansamente.

¿Entonces no veo porqué se cuestionan las aspiraciones del expresidente Hipólito Mejía.

Las aprehensiones tendrán que desaparecer y reconocer que las aspiraciones de Hipólito Mejía son tan legítimas como las de Luis Abinader.