¿Por qué Bahía de las Águilas despierta tanta codicia?

<STRONG>¿Por qué Bahía de las Águilas despierta tanta codicia?</STRONG>

¿Por qué Bahía de las Águilas despierta tanta codicia y encendida pasión?, le preguntó un lector a nuestro columnista, especialista en recursos humanos, Eleuterio Martínez. De inmediato el profesor explica que  la virginidad de estas tierras, la poca edad geológica que tiene,  las arenas blancas, sus aguas totalmente impolutas y la preciosa vista hacen de este lugar un verdadero paraíso.

“Quien ha visto un atardecer en Bahía y la forma en que el Sol, esa inmensa mole redonda perfecta que cambia de dorado a rojo en la medida en que se sumerge en el mar, sabrá de qué estamos hablando», apunta en su columna Consultorio Ecológico que se publica todos los miércoles en este diario.

El ecologista también  indica que la vegetación natural de estas tierras consta de árboles y arbustos de bajo porte que fijan la arena con sus raíces. A seguidas advierte  que si se atrevieran a cambiar esto para hacer cualquier cosa (sembrar otras plantas o construir), puede dejar todo a la intemperie y el viento, la brisa suave le podría desbaratar la duna y arruinar la playa.

LA FRASE

Eleuterio Martínez: “Bahía es para entrar y salir, no para construir. Dios quiera que así sea y el paraíso será para siempre”