Políticas bolivianas aumentan tensiones a vecinos de Brasil

Políticas bolivianas aumentan tensiones a vecinos de Brasil

Crece la tensión entre el recién electo gobierno de Bolivia y su mayor vecino, Brasil, mientras Evo Morales, el presidente nacionalista de izquierda, empieza a cumplir sus promesas de campaña de ponerse duro con los intereses de las empresas, en especial las extranjeras.  Informes en la prensa brasileña dicen que el gobierno se está irritando cada vez más por la administración de Morales, con negociadores que se quejan del “nivel de agresividad” desplegado por sus homólogos brasileños.

Las tensiones estallaron la semana pasada cuando Bolivia ordenó a un productor de acero brasileño que abandone el país, la primera expulsión de un inversionista extranjero desde que el señor Morales asumió el cargo en enero. Los inversionistas temen que la decisión pudiera continuar con el cumplimiento de otra promesa de campaña: nacionalizar los enormes depósitos de gas natural de Bolivia.

Petrobras de Brasil y Repsol de España están entre los principales inversionistas en el sector de hidrocarburos, el segundo más importante de América Latina, con exportaciones de cerca de 30 metros cúbicos de gas natural al día. En la medida que las relaciones se han deteriorado, el mes pasado Petrobras canceló planes para invertir hasta US$5 millardos en Bolivia y Repsol está siendo investigado por contrabando de petróleo. Bolivia dijo que EBX, una compañía brasileña que construye una planta de acero y chatarra por US$268 millones en una zona franca cerca de la frontera sur-oriental boliviana, no había cumplido con la ley del país, en especial las regulaciones ambientales.

EBX dijo que había cumplido con las regulaciones en todas las etapas del establecimiento de la planta.

El gobierno boliviano ha admitido que la nacionalización del sector de hidrocarburos no avanzará tan rápidamente como se planeó, pero culpó a la falta de técnicos, más que a un cambio de política.

VERSION: IVAN PEREZ CARRION