Política tributaria debe ser un instrumento para  el desarrollo

Política tributaria debe ser un instrumento para  el desarrollo

POR GERMAN MARTE
La política tributaria debe ser vista no sólo con fines recaudatorios, sino como un instrumento para el desarrollo, según un trabajo dado a conocer por el Centro Universitario de Estudios Políticos y Sociales (CUEPS). Señala que en el país se ha vuelto casi costumbre ver la política tributaria com una forma de recaudar y  financiar el gasto del gobierno.

El estudio realizado por la economista Rosa Cañete para el CUEPS está contenido en el libro “La estructura Impositiva y la Limitada Inversión en desarrollo humano” y en el mismo la autora plantea la necesidad de  analizar la función de redistribución del ingreso para poder examinar si el sistema tributario dominicano potencia o no la distribución del ingreso, y cuáles son las oportunidades para hacerlo.

Indica que la estructura impositiva en República Dominicana tiene un fuerte sesgo indirecto que ha tendido a aumentar en los últimos años. Y precisa que el 73%  de los ingresos tributarios corresponde a impuestos al consumo o indirectos (comercio exterior, selectivos, ITBIS), mientras que los ingresos a los impuestos renta o propiedad no representarán ni el  26% de los ingresos tributarios.

 Explica que en el 2004 la carga fiscal en el país era de alrededor de 15% del Producto Interno Bruto, por encima de sólo tres países de la región, Guatemala, Haití y El Salvador.

 Cañete sostiene que al hablar de política fiscal como instrumento de redistribución se debe tener en cuenta  la relación entre redistribuir  a través de los gastos y de los ingresos, pues cuando la ciudadanía paga sus impuestos lo hace pensando en obtener servicios a cambio.

“Pero definitivamente, en la República Dominicana este intercambio no es equitativo”, puntualiza Cañete.

En su estudio, la economista plantea que  las limitaciones que hay en el país relacionadas con el gasto público como instrumento de redistribución hacen aún más importante asegurar la equidad en el sistema tributario, ya que los sectores de menores ingresos tampoco serán compensados con servicios de calidad que creen capacidades en ellos.

 Según la conclusión del trabajo realizado por Cañete, el análisis realizado al sistema impositivo evidencia limitaciones como mecanismo de redistribución, a pesar de lo cual aún mantiene una estructura progresiva, de modo que quienes más tienen aportan una mayor parte de sus ingresos o gastos que aquellos de menores ingresos.

Sin embargo, debido a las altas tasas de evasión, los sectores de más altos ingresos no aportan al sistema lo que debería.

Destaca también que se precisa  una reforma que haga más equitativo el sistema tributario es la reducción de la evasión, principalmente en los impuestos directos, la eliminación de las exenciones en el Impuesto Sobre la Renta de las zonas francas y las rentas generadas por activos financieros, y la protección del consumo básico de los sectores de bajos ingresos.