Poder Judicial urge aprobación Código Civil; vigente con lagunas

Poder Judicial urge aprobación Código Civil; vigente con lagunas

Un estudio del Poder Judicial determinó la necesidad de aprobación urgente del proyecto de Código Civil, en razón de que el vigente es obsoleto y contiene, entre otros lastres, “densas lagunas respecto a los plazos procesales”.

   El estudio trató sobre los “Motivos de Aplazamientos en las Cámaras Civiles y Comerciales de los Juzgados de Primera Instancia y Cortes de Apelación”.Todas esas jurisdicciones tienen como común denominador que la causa principal de aplazamientos es la prórroga para la comunicación de documentos, expresa el documento.

Reenvíos. El estudio estuvo destinado a determinar las principales causas que producen los reenvíos y a buscar las soluciones de rigor para corregir esa problemática del sistema judicial. Al efecto, se utilizó la información de los expedientes que tuvieron audiencias dentro del segundo semestre de 2012 de la Cámara Civil y Comercial de los Juzgados de Primera Instancia de las Cortes de Apelación de los Distritos y Departamentos Judiciales de Santo Domingo, Santiago, La Vega y Barahona.

Obsoleta. “El estudio concluye sobre la necesidad de una normativa procesal civil moderna, en virtud de que la vigente está obsoleta”, expresa el Poder Judicial a  través de su portal de Internet. Señala que entre los casos que se conocen en materia civil y comercial figuran demanda en daños y perjuicios, cobros, daños y perjuicios por accidentes de tránsito, divorcios por incompatibilidad de caracteres y embargo inmobiliarios, entre otro.

Urgencia.  “A raíz de los datos expuestos en el presente estudio, se concluye que es urgente la aprobación del anteproyecto del Código de Procedimiento Civil”, expresa el estudio, que a seguidas resalta que la legislación vigente está obsoleta, “con densas lagunas con respecto a los plazos procesales; inclusive, en ocasiones no establece plazos”.

Motu propio. Señala el estudio sobre el Código Civil que esta situación ha provocado que los jueces y juezas de la jurisdicción civil y comercial se encuentren en la necesidad de fijar plazos motu propio para regular los distintos aplazamientos apegados al “Derecho Común y a la sensatez propia del cargo”.