Plantea necesidad impulsar reforma regla fiscal de Europa

Plantea necesidad impulsar reforma regla fiscal de Europa

European Commissioner for Economy Paolo Gentiloni, right, speaks with President of the European Investment Bank Werner Hoyer during a meeting of EU finance ministers at the Europa building in Brussels, Tuesday, Feb. 18, 2020. EU finance ministers meet Tuesday to discuss tax havens. (AP Photo/Virginia Mayo)

El nuevo comisario de Economía de la Comisión Europea ha planteado la necesidad de impulsar la debatida reforma de la regla fiscal de Europa, que para muchos constituye una traba para las inversiones públicas.
Al hablar ante el Parlamento Europeo, Paolo Gentiloni señaló las dos palabras clave para esta reforma son: “inversión y simplificación”.
Francia e Italia apoyan cambiar las reglas para asegurar las inversiones verdes, mientras que los países del norte, con Holanda a la cabeza, desconfían de esos planes.

La comunicación aprobada por la Comisión Europea a principios de mes señala que las actuales reglas fiscales conducen “a la estabilidad macroeconómica y la sostenibilidad de la deuda”, que considera “condiciones necesarias” para movilizar el capital público y privado.
El informe también apunta que la investigación académica no ha llegado hasta ahora a la conclusión de que las reglas fiscales hayan “dañado la inversión pública”.
De acuerdo con la última estadística disponible, de 2017, la inversión pública en la UE equivale al 2,7% del PIB. Es inferior en un punto porcentual a la de 2009. Ese año, los socios de la UE trataron de evitar que sus economías se desangraran con el gasto público. Y exceptuando 2009, durante la primera década del milenio la inversión se mantuvo por encima del 3% del PIB. Cuando se impuso la austeridad como solución, los Estados aplicaron un tijeretazo en ese capítulo.

En Estrasburgo, Gentiloni incluyó el recorte de inversiones como un fallo de las reglas fiscales.
“Hemos estado reduciendo nuestra inversión pública, que no está al nivel en el que se encontraba hace 20 años”, apuntó el comisario.
Bruselas considera que la movilización de capital público va a ser clave en la próxima década por tres motivos: evitar que el actual periodo de atonía se prolongue, alentar el gasto verde y en innovación y cerrar la brecha con Estados Unidos y China en sectores clave para el continente.

Gentiloni recordó que muchos analistas advierten de que la zona euro puede quedar atrapada en una etapa de “bajo crecimiento, baja inflación y bajos tipos de interés”.
“No es consistente con la estrategia para la transición ecológica y digital”, insistió.
Un informe del Banco Europeo de Inversión (BEI) advertía de que el bloque comunitario corre el riesgo de “perder terreno en innovación” y urgía a dedicar 140.000 millones anuales para alcanzar el objetivo de destinar a ese ámbito el 3% del PIB. Bruselas se ha propuesto hasta ahora movilizar en la próxima década más de un billón de euros para luchar contra el cambio climático y 200.000 millones para inteligencia artificial. Esos recursos deben proceder del Presupuesto de la UE, que Berlín o La Haya quieren adelgazar, pero también del BEI o de las cuentas nacionales. Por ello, la Comisión quiere preservar la inversión pública. La máxima es, de momento, dar a los países flexibilidad dentro de las reglas. Pero Gentiloni quiere blindar espacio en la revisión de las reglas para invertir.
1. Consultas
La Comisión ha abierto un periodo de consultas antes de poner encima de la mesa una propuesta. Uno de los documentos de referencia para ese debate es el que elaboró el Consejo Asesor Fiscal de la UE el pasado septiembre. En él, se proponía una simplificación de las normas y la llamada “regla de oro”, consistente en restar el gasto en inversiones estratégicas a efectos de cálculos del déficit para Bruselas. Fuentes comunitarias insisten en que los principios del Pacto de Estabilidad y Crecimiento —el déficit máximo del 3% del PIB y la deuda del 60%— no están sobre la mesa y piden cautela.