Piezas de gran versatilidad

Piezas de gran versatilidad

Una chaqueta combinada con un pantalón o falda permite a quien la lleva lograr un cambio en el vestuario en un dos por tres, lo cual es muy conveniente si luego de la jornada de trabajo existe la necesidad de asistir a un coctel o a cualquier otra actividad.

Con sólo quitarse la chaqueta, y dejarse el pantalón o la falda, con una linda blusa de coctel es posible lograr una nueva imagen, y además se puede jugar con los accesorios, pues al agregarle un lindo collar, un chal o una bufanda y unas empinadas zapatillas que dejan el pie casi al descubierto, el cambio podría se total.

La imagen laboral

Los entendidos en moda ofrecen una serie de recomendaciones si se desea lograr una imagen moderna en el área laboral.

Entre esas recomendaciones se encuentran saber escoger correctamente trajes, con buenos cortes y clásicos que duren más de una temporada. El “look” moderno se logra con los accesorios, blusa, zapatos o el peinado.

Elegir un traje negro es indispensable para aquellas salidas ocasionales. Es más apropiado para combinar con otros detalles o tipos de ropa. Es muy fácil transformarlo de traje de oficina a un “look” casual y atrevido.

Es recomendable escoger un tipo de ropa que no se arrugue, ya que en la oficina, sobre todo si sé es secretaria, se debe lucir lo más impecable posible.

Las telas deben ser frescas para países calurosos como el nuestro, y se deben evitar texturas como las lanas.

Aunque los tiempos modernos permiten hacer algunas variaciones en la forma de vestir, hay que procurar llevar una falda no muy corta, porque a la vez que son incómodas no confieren la imagen seria que se requiere en una oficinista.

Un buen atuendo no está listo si le faltan los zapatos adecuados, que transforman un “look” aceptable a una presencia impactante. El zapato cerrado, ahora con puntas largas, pulseras en el tobillo, están súper de moda.

Recuerde que lo más importante es sentirse a gusto con la apariencia y cómoda con la ropa que se use, por lo que para verse bien hay que sentirse bien.