Piden al gobierno y al Congreso no afectar desarrollo de regiones

Piden al gobierno y al Congreso no afectar desarrollo de regiones

POR F. CALDERON
SAN FRANCISCO DE MACORIS.-
El Consejo Regional de Desarrollo (CRD) expresó que el Gobierno Central y las cámaras legislativas deben impedir las graves laceraciones que, según afirmó, causa el proyecto de presupuesto del 2006 al desarrollo de talentos y la vocación de bien en varias regiones del país, gracias a sus entidades de desarrollo, educativas, religiosas y de bien social.

La entidad, que encabezan monseñor Jesús María de Jesús Moya, Ysócrates Andrés Peña Reyes, Abraham Abukarma, José Aníbal García, Jaime Marizán, Sixto Sánchez, Negro Alba, Ramón Ureña y Carlos Guzmán, declaró que si no fuera por el “muro de contención” que constituyen estas entidades, el país estuviera sumergido en el colapso y en grandes convulsiones, por falta de fe y esperanza en el porvenir.

Expone que hay que evitar que se mantengan más allá de lo razonable todas las decisiones importantes de los gobiernos, con relación a las provincias que componen las diferentes regiones y subregiones del país.

Consideró que el rol pasivo asumido por las cámaras legislativas y la representación política de las regiones, “por muchas décadas ha permitido que el manejo administrativo y las erogaciones presupuestarias se decidan en la capital de la República, con un total desconocimiento de las necesidades de las comunidades del interior”.

Sostuvo que para erradicar estos males hay que evitar que siga primando la irracionalidad y la improvisación en la aprobación año tras año del Presupuesto Nacional.

Añadió que el Presupuesto es ejecutado sobre la base de criterios meramente personales y sin ninguna planificación por parte de la gran mayoría de los órganos estatales encargados de ejecutar sus diferentes partidas.

Señaló que los legisladores deben tener una participación más preeminente en todo lo referente al presupuesto, en razón de que discutir y aprobar el mismo en pocos días cada año, como hasta ahora se ha hecho, “atenta contra el país, por arrojarlo hacia la improvisación y por tener repercusiones muy negativas para el desarrollo de sus regiones y subregiones”.

“Urgimos de un rumbo en nuestro congreso para que sus componentes asuman un mejor rol en defensa de los intereses para los cuales fueron elegidos, para así lograr las iniciativas y mecanismos que permitan desmontar para siempre el andamiaje de la centralización, por ser esta sinónimo de autoritarismo y de atraso social”, expresa la declaración.

Indicó que corresponde a los legisladores definir mejor las regiones naturales del país y conformar departamentos regionales donde converjan las acciones públicas, con la creación de un organismo funcional que permita una discusión, formulación y ejecución del Presupuesto Nacional, en función de la solución de los problemas más sentidos de las provincias.

“Para promover el real desarrollo de nuestras comunidades debemos implementar un Presupuesto Nacional descentralizado, haciendo de la descentralización presupuestaria y la correcta planificación, instrumentos esenciales del fortalecimiento institucional y de la motorización del progreso social.

El CRD abogó por un profundo despertar y estado de conciencia, a fin de que las provincias tengan una presencia real en la ejecución del Presupuesto y en la toma de decisiones en los órganos del Estado, “para que se ventile y logre fuera de sectarismo político soluciones reales a los problemas que golpean a sus comunidades”.