Pide se reserve 2% presupuesto para fondo de contigencia ante el cambio climático

<P>Pide se reserve 2% presupuesto para fondo de contigencia ante el cambio climático</P>

El vicepresidente ejecutivo del Consejo Nacional para el Cambio Climático, Omar Ramírez Tejada, pidió al Poder Ejecutivo la creación de un capítulo destinado al cambio climático mediante el cual sea reservado  el 2% del  Presupuesto Nacional correspondiente al 2010 para la creación de un fondo especial.

El funcionario explicó que el objetivo principal de este fondo es que opere como una línea de contingencia para los fenómenos naturales extremos asociados al cambio climático, con la finalidad de que el  país esté preparado ante los eventuales impactos  sociales y económicos que se derivan tras la ocurrencia de éstos.

Ramírez agregó que conjuntamente con el fondo de contingencia al país le conviene acceder a un Seguro Climático.  Dijo que “El seguro Climático, es un instrumento financiero que está siendo promovido por organismos multilaterales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, y que va dirigido a cubrir los daños materiales resultantes de la ocurrencia de estos fenómenos,  principalmente en sectores productivos como la agricultura, el turismo, la construcción de infraestructuras y otras actividades fundamentales para el desarrollo nacional”. 

Destacó que la propuesta hecha por el organismo que representa, se debe al hecho de que por la ubicación geográfica  del  país y el aumento de la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos se hace urgente contar con una mayor preparación, planificación y recursos económicos de fácil acceso. “Estos fenómenos hoy día constituyen una de las principales amenazas para el crecimiento económico y social de los países en desarrollo y la disminución de la pobreza, pues el costo de remediación de los daños ocasionados no puede ser asimilado por una economía pequeña como la nuestra”.

Recordó que en los últimos años la República Dominicana ha sufrido las consecuencias de las drásticas variaciones del clima, con  las tormentas Noel y Olga del 2007, que ocurrieron fuera de la temporada  ciclónica y que causaron 85 muertes, 80,000 desplazados climáticos, más de 20,000 viviendas afectadas, 100 comunidades aisladas en el territorio nacional y unos 439 millones de dólares en pérdidas materiales, situación que aún el país no ha podido superar por completo.

La población afectada fue en un 90% la más pobre y con más alta vulnerabilidad social, particularmente los habitantes ubicados en las márgenes de ríos y quebradas; así como en terrenos fácilmente inundables.

Manifestó que  tras el paso de Noel y Olga, si el Estado hubiese contado con partidas presupuestarias reservadas o un seguro climático para ese sector, no habría tenido que sacrificar partidas de otras áreas para hacer frente a esa situación.