Pide no acomodar obras a interés vender

Pide no acomodar obras a interés vender

El escritor puertorriqueño Juan Antonio Ramos dijo anoche que lamentaría mucho que sus colegas, con tal de publicar a como dé lugar, prostituyan sus obras por acomodándolas a las exigencias comerciales de los editores extranjeros.

Sostuvo que mientras existan escritores que respeten la dignidad de su oficio y promuevan el valor de la honestidad artística, el corazón de la literatura seguirá latiendo y aspirando a su reivindicación definitiva.

Ramos, invitado al país por la Fundación Corripio, pronunció la conferencia De la autenticidad literaria y el mercado actual del libro, en la sede de esa institución.

En el año 1997 ganó el Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil, por su obra El Príncipe de Blancanieves.

Asistieron a la conferencia los ejecutivos de la Fundación Corripio, José Luis Corripio, vicepresidente; Jacinto Gimbernard, director ejecutivo; y los asesores José Alcántara Almánzar y Jorge Tena Reyes, y un gran público amante de la litertura.

El escritor puertorriqueño aclaró que respeta el derecho que cada escritor tiene de hacer lo que desee con su literatura.

«Yo, por mi parte, insisto en la creación de una literatura auténtica», expresó.

Entiende que es inauténtico y posiblemente mal escritor, aunque se mate vendiendo libros, aquel que fríamente escoge temas o asuntos de una manera racional, porque piensa que daría un «palo».

Es de los autores que escribe, dijo, de lo que conoce y de lo que siente.

«Creo en una literatura visceral, que tenga garras y dientes; creo en una literatura capaz de conmover y estremecer», añadió.

Insistió en que la obra que depende de la moda para tener vigencia, validarse o agradar tiene una corta vida.

«Es posible que haya más de uno, pero yo no conozco a ningún escritor o escritora que se valga de tácticas cínicas y oportunistas para vender libros o ganar prominencia en las letras nacionales.

[b]EN PUERTO RICO[/b]

Ramos consideró que la literatura puertorriqueña no goza de una sólida presencia en el panorama mundial del libro. Ni siquiera en el ámbito latinoamericano les conocen, expuso.

«Nuestra peculiar y bochornosa condición colonial, nos impide tener representación diplomática o cultural en el mundo», expresó el escritor boricua.

Tampoco, indicó, existe una agenda gubernamental para esos fines.

«Todo se improvisa, y lo poco que se adelante durante un cuatrienio bajo la administración equis, se atrasa con el advenimiento del nuevo gobierno», añadió.

[b]ACTO[/b]

La conferencia fue realizada en el auditorio Manuel Rueda de la Fundación Corripio. Asistieron escritores, intelectuales y otras personas interesadas en la literatura.

Estaban entre los presentes el premio Nacional de Literatura Lupo Hernández Rueda, el coordinador de Participación Ciudadana, Alfonso Abreu Collado; la presidenta de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), Fabiola González.