Pide eliminar tipo subsidios

Pide eliminar tipo subsidios

POR LUIS M. CARDENAS
El representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Moisés Pineda, pidió ayer al gobierno que para garantizar una verdadera lucha contra la pobreza sean  eliminados los subsidios generalizados y que se apliquen los focalizados.

Cree que se deben hacer los mayores esfuerzos para que los subsidios generalizados se vayan desmantelando; por entender que no tiene caso darle subsidio a quien mal gasta la electricidad, porque con esto se derrocha y se tira el dinero.

 Pineda hizo sus declaraciones luego de firmar dos acuerdos con el secretario Técnico de la Presidencia Temístocles Montás, que buscan financiar el  fortalecimiento del sistema estadístico del país, a un monto de US$10 millones, incentivo al mercado laboral con US$5 millones y otro de prevención de desastres con US$10 millones.

Expresó que en la focalización del subsidio le interesa mucho, pero entiende que  eso se verá con rapidez, aunque cada gobierno escoge su propio ritmo.

 Pineda, en otro orden, está de acuerdo conque las operaciones fraudulentas en los bancos comerciales sean perseguidas con mucho más ahínco en el país y para ello estima que la Superintendencia de Bancos debe vigilar el desenvolvimiento de las actividades bancarias y que los propietarios de esas entidades deben respetar las reglas de juego.

Consideró como ejemplar la actuación de la Superintendencia de Bancos en el caso que tiene que ver con la situación del Banco del Progreso.

«Creemos que eso va a dar una nota de cambio en el sistema, que se necesitaba y creo que  a partir de este tipo de resoluciones de crisis se van a cuidar mucho más quienes tengan intención de fraude en los bancos del país», dijo.

Manifestó que el BID se ha preocupado por la situación de la crisis bancaria en República Dominicana con la operación de desembolso de US$100 millones para el sector bancario y pidió, junto a los responsables de supervisar la banca privada, que se eleven los estándares de verificación de las cuentas, de la conducta y de la ética del funcionario público y del bancario.

 En ese sentido expuso que han acompañando el proceso de capitalización de algunos bancos, mostrando a los dueños de los bancos que no pueden ser quienes manejen los servicios, mientras los tengan descapitalizados.