Pide a Mejía no promulgar Ley áreas protegidas

Pide a Mejía no promulgar Ley áreas protegidas

La Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores) pidió al presidente Hipólito Mejía que no promulgue la Ley de Areas Protegidas, para evitar un crecimiento desordenado de las áreas turísticas y la arrabalización de esas zonas.

El presidente de Asonahores, Jhonny Bernal, sostuvo que la aprobación de esta legislación tal como está estructurada, daría paso a la venta de una gran cantidad de terrenos en áreas protegidas y podría causarle inconvenientes al país, respecto a sus compromisos y acuerdos internacionales en cuanto a cuidar dichas zonas.

Precisó que esa entidad le plantearía ayer tarde al presidente Mejía, que tome una actitud con esta ley similar a las señales concretas que ha dado luego de las pasadas elecciones del 16 de mayo, para que el período de transición de gobierno sea lo más adecuado para el bienestar democrático.

En ese sentido Bernal informó que Asonahores le pediría al presidente Mejía, de manera formal, que no promulgue esta ley, para dar tiempo a que los sectores conocedores de los efectos que ésta tendría, lleguen a un consenso sobre el particular.

Bernal se refiere al proyecto de Ley de Areas Protegidas aprobado la noche del pasado miércoles por el Senado, tras acoger en única lectura las modificaciones que le introdujo la Cámara de Diputados.

Al ser entrevistado en compañía de Arturo Villanueva, vicepresidente ejecutivo de Asonahores, Bernal, explicó que, incluso, hay partes de las áreas protegidas afectadas por esta legislación, que fueron declaradas patrimonio de la humanidad.

«Y nosotros estamos jugando con ello. Entonces, es lamentable que se haya festinado» dicha ley.

Hay la necesidad de revisar esta ley, dijo y añadió que el desarrollo turístico puede ir de la mano con la explotación de la naturaleza, siempre y cuando se respeten las áreas protegidas.

Dijo que con relación a las áreas protegidas, el país tiene la obligación ante las generaciones del futuro, de protegerlas.

Sobre el crecimiento desordenado del turismo, dijo que esa situación puede tener un impacto negativo en las comunidades afectadas.

Consideró que hay algunas áreas de esas que pueden ser explotadas, pero que el beneficio que de ello resulte debe ser utilizado por el Estado, no por el sector privado.

Dijo entender la necesidad de evaluar el sistema actual de áreas protegidas y que cree firmemente que las modificaciones que eventualmente se realicen, deben estar avaladas por fundamentos científicos y por el peso y las implicaciones que dicha ley tendría.

«Estamos de acuerdo en que es importante desarrollar las áreas deprimidas del país y aquellas con vocación turística», dijo y luego añadió que apoya y siempre ha apoyado la inversión en el sector.

No obstante, agregó que la República Dominicana tiene aún miles de kilómetros de playa aptos para el turismo, por lo que no se justifica Ade ninguna manera, extraer zonas de nuestras áreas protegidas para estos fines».

Expresó que, por el contrario, las tendencias del turismo se encaminan hacia turistas con conciencia ecológica y cultural. «Nuestras áreas protegidas pueden perfectamente ser utilizadas para desarrollar el turismo, pero no a través de construcción de infraestructura en las mismas, sino como una oferta complementaria que enriquece y eleva la calidad de nuestro producto turístico», dijo.