Personas disfrazan perros para llevarlos a restaurantes

Personas disfrazan perros para llevarlos a restaurantes

(AP Photo/Ricardo Nunes)

LOS ÁNGELES. Es una ley muy fácil de violar y mucha gente la viola: la prohibición, por parte de restaurantes, negocios y oficinas, sobre la entrada de mascotas. Muchos dueños burlan la norma colocándole un chaleco a su perro que dice “Service Dog” (Perro asistencial), y con eso entran a cualquier lugar que les plazca.

Sin embargo, la modalidad está causando controversia, pues le causa contratiempos a la gente que en realidad necesita esos animales, como los discapacitados, los ciegos y los sordos. Han surgido llamados para establecer estándares de identificación.

Aquellas personas con discapacidades denuncian que el uso fraudulento de las mascotas asistenciales les viola su privacidad y son una amenaza para las mascotas asistenciales verdaderas, mientras que los dueños de negocios se quejan de que los animales les podrían ocasionar denuncias de falta de higiene o dañarles sus mercancías. Según la ley estadounidense, es delito federal el uso fraudulento de una mascota, y muchos estados tienen leyes que prohíben tales engaños. Sin embargo, las cláusulas de las leyes en que se garantiza la privacidad de las personas hacen que sea casi imposible procesar a alguien por esa ofensa.