Pedro desmiente problemas con Schilling

Pedro desmiente problemas con Schilling

POR KAREN GUREGIAN
Del Boston HeraldCINCINNATI.–
En el asiento de al lado del vestidor de Pedro Martínez el pasado lunes se encontraba una ESPN the Magazine con el receptor Jason Varitek en la portada y el título «El Cerebro detrás de los Idiotas».

Sí, Martínez vio con interés el partido del domingo en la noche mientras los Yanquis explotaron a los Medias Rojas y a David Wells. Y sí, el sabía de los detalles de la derrota del martes ante los Yanquis, desde el jonrón de Varitek contra Mariano Rivera hasta el batazo de Derek Jeter ante Keith Foulke.

Luego de sus entrenamientos en el Great American Ballpark, Martínez se sentó para una larga entrevista en el hotel de los Metros y habló sobre su pasado, el presente y el futuro.

Para comenzar, Martínez odia el hecho de que ahora lo pintan como villano, el niño problemático y que recibía privilegios en el clubhouse de Boston. Teme que ese será su legado en Boston.

«Porque no dejé que Theo o los Medias Rojas decidieran mi vida, mi futuro, ahora soy el malo», dijo Martínez. «Juzgando por lo que he visto, y lo que he leído, así es como me pintan.

«Yo hice mi trabajo. Creo que lo hice los siete años que estuve ahí. Todo el mundo parece haber olvidado eso. Muchos de los fanáticos probablemente recuerden, pero están vendiendo una imagen negativa mía. No digo que todos los fanáticos. Pero algunos han olvidado».

Cuando le dijeron que fue considerado como desconsiderado al salir, hablando mal de los Medias Rojas durante su rueda de prensa con los Metros, Martínez no ofreció disculpas.

SOBRE SCHILLING

«La gente trata de tirarme por el suelo. Nunca tuve problemas. Schilling y yo nos llevamos bien. Nunca hubo nada malo o desacuerdos de ningún tipo», dijo Martínez. «Realmente no entiendo por qué se han hecho comentarios sobre mi hábito de trabajo, no hay forma de engañar a nadie».

«No sé si Schilling lo dijo, pero si lo hizo, no me conoce bien. Esas son cosas que Schilling nunca debió haber dicho si las dijo como jugador. Si no lo dijo, creo que puedo esperar eso de la prensa en Boston».

¿Recibió un trato especial, como Schilling quiso decir?

«Si es porque duraba más tiempo en el gimnasio, entonces sí, recibí trato especial», dijo Martínez.

«Le pedí a Schilling muchas veces que corriera conmigo, pero no podía. Yo corría como nadie en el equipo. Y pasé mucho tiempo en el gimnasio porque me lastimé en el 2001 y nadie sabe lo que hice para rehabilitarme. Si eso es trato especial, entonces sí, lo recibí».

SOBRE LOS METROS

«Es importante que ganemos», dijo. «Una vez más me dieron la oportunidad, el reto de ayudar a que este equipo sea un ganador. Y ellos piensan que puedo ayudarlos a ser ganadores. Piensan que tengo mucho que ofrecer para un equipo que no está lejos de ganar.

«Me siento contento de poder hacer eso. Para la gente que cree en eso, trato de no decepcionarlos, tal y como hice en Boston. El que me dé un contrato puede saber que voy a tratar de cumplir con las expectativas».

Hubo unas 53 millones de razones para escoger a los Metros por encima de los Medias Rojas, aunque Martínez insiste en que nunca tuvo que ver con el dinero.

Y aún así, el costo personal de seguir al gerente general Omar Minaya a Nueva York podría últimamente costarle la sanidad antes que termine la temporada.

Los nuevos Metros se ven bien, pero todavía no son contendores. El bullpen es flojo, y ya le costó la victoria en su debut contra los Rojos. Probablemente le cueste más victorias durante la temporada, algo que no sucedía frecuentemente con Embree-Timlin-Foulke.

VERSIÓN DIONISIO SOLDEVILA BREA