Paulino Moya define de histórico pastores evangélicos puedan realizar matrimonios con efecto civil

Paulino Moya define de histórico pastores evangélicos puedan realizar matrimonios con efecto civil

El vocero nacional evangélico, reverendo Domingo Paulino Moya, dijo que la comunidad evangélica dominicana se regocija junto a otras minorías religiosas del país por la puesta en vigencia de la ley y sus reglamentos que permiten al pulpurado cristiano no católico realizar matrimonio civil con efectos legales, lo que constituye un avance histórico en la lucha que su liderazgo viene haciendo para que los protestantes tengan garantizados los derechos de igualdad en toda la vida dominicana como lo establece la carta magna y se le otorga a la iglesia católica que también bien lo merece.

Llamó a los pastores y representantes de las entidades cristianas que se benefician de esta ley civil a hacerlo dentro de las regulaciones establecidas por la Junta Central Electoral, para que el orden permita seguir teniendo avances que mejoren la calidad de vida, sea esta de carácter legal, divino o humano. Como también agradeció al presidente de la Junta Central Electoral y demás jueces que componen el pleno de este organismo, por el trato delicado y solidario dado a las autoridades eclesiásticas no católicas  que durante meses mantuvieron intercambio de ideas para lograr que sea una realidad hoy el que los protestantes y otras iglesias no católicas puedan realizar matrimonios legales amparados en las leyes de la República.

Dijo que todos los sectores de la nación dominicana saben que en gran parte este transcendental e histórico beneficio civil y político se ha logrado junto a otros beneficios  gracias a la batalla cívica que comenzó a encabezar junto a miles de ciudadanos del país el 11 de julio del año 2006, cuando impugnó el concordato mediante instancia de inconstitucionalidad  por ante la suprema corte de justicia, que si bien es cierto, no consiguió un fallo favorable, pero no menos cierto entiende que su esfuerzo y sacrificio por esta causa logró hacer conciencia de lo importante que es dar participación civil, política, social y económica a las iglesias no católicas que por la labor social, religiosa y humanitaria que realizan en el país, lo merecen.