Parque Nacional Los Haitises:  un refugio de vida y riquezas

Parque Nacional Los Haitises:  un refugio de vida y riquezas

Sabana de la Mar.- El hecho de ser  una reserva de agua subterránea, refugio de gran cantidad de aves, zona de  producción pesquera y de conservación  recursos históricos-culturales, son de  las razones para  preservar el Parque Nacional de Los Haitises, un  enclave de 1,600 kilómetros cuadrados, que cubre parte de seis provincias del país.

El parque contiene características únicas y singulares que sólo se encuentran en zonas similares en Cuba, Yugoslavia y Vietnan. Por esto las autoridades de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales  han  iniciado una ofensiva de promoción y educación ambiental sobre los valores ecológicos de Los Haitises, a fin de concienciar sobre la necesidad de conservación 

“Un país  puede tener la bóveda de su banco central llena de euros y dólares, pero si no tiene recursos naturales, no tiene una verdadera riqueza”, expresó José Manuel Mateo, director de Áreas Protegidas, uno de los funcionarios que sirvió de guía durante un recorrido por la zona marina del parque.

La actividad fue encabezada por el  secretario de Medio Ambiente, Jaime David Fernández, e inició en Caño Hondo, con un paseo  por  humedales rodeados de mangles, principalmente el rojo.

 Allí  habita gran diversidad de peces y aves  como boubies, tijeretas, auras, garzas, pelícano y otras especies. Luego siguió  la Bahía de San Lorenzo y después  Sanchez y Samaná.

Hubo  un recorrido  en el bosque  hasta llegar a Ojo de Cielo: una cueva debajo de un mogote por donde pasa un río caudaloso, que se presume es el único superficial en Los Haitises y que todavía no tiene nombre.  También se visitaron  las cuevas San Gabriel y  Las Arenas que conservan pictografía indígena y son refugios de murciélagos.

Agricultura

Medio Ambiente  reportó que  150 agricultores cultivaban en el parque para lo cual  talaron  y quemaron  un 10% de su  bosque. La entidad dio un plazo hasta el mes de  marzo, fecha en que culmina la última  cosecha, para  que  los agricultores salgan definitivamente del área protegida. Hace varias semanas  1,200 efectivos de las Fuerzas Armadas  llevaron a cabo un desalojo  .Ahora se  está georeferenciando el parque para delimitarlo con unos mogotes de hierro.

“Esta es una fuente productora de agua pura, de aire puro y sobre todo de grandes potencialidades para el desarrollo sostenible y aprovechamiento racional y que pueda venir todo el turismo, que no sólo venga a ver playas y sol, sino a ver naturaleza viva…trataremos de que esto se convierta en centro de visitantes para la vida”, expresó Fernández Mirabal.