Paraison comenta posposición comicios

Paraison comenta posposición comicios

POR GERMAN MARTE
El ex cónsul general de Haití en la República Dominicana, Edwin Paraison,  dijo ayer que la posposición de las elecciones haitianas es el indicador más patente de las graves fallas en la transición política, además de no haber logrado el desarme de las bandas armadas, desde los “chimeres” pasando por los antiguos militares hasta los delincuentes comunes.

El diplomático  manifestó que la medida anunciada por el gobierno interino del vecino país, también evidencia  que no se ha concretizado el sueño de una verdadera reconciliación nacional, que pudiera unificar a los haitianos alrededor de un nuevo proyecto de nación.

El gobierno interino de Haití confirmó el domingo la postergación de las elecciones presidenciales y legislativas previstas para el 8 de este enero y no fijó una nueva fecha para las votaciones.  El ex presidente René Preval, quien se ha distanciado de la Familia Lavalás, es el favorito para ganar las elecciones, según encuestas realizadas por prestigiosas firmas internacionales.

Paraison opinó que las razones que llevaron a la posposición de los comicios en Haití son “fallas” compartidas entre las autoridades locales y la comunidad internacional, la cual, pese a tener un rol protagónico en la realización del certamen electoral, no logró con mas de US$70 millones dedicados al proceso, asegurar su realización en el tiempo previsto y sin las deficiencias de procesos anteriores que se han realizado con un presupuesto no mayor de US$5 millones a cargo de las autoridades haitianas que no contaban con la importante presencia militar extranjera de la Minustha.

Paraison, quien fue electo representante de la región del Caribe y América Latina de la diáspora haitiana para el diálogo nacional que se impulsa en Haití, abogó por la realización de una conferencia nacional sin exclusión.

Destacó que las elecciones presidenciales en Haití han sido pospuestas en cinco ocasiones, “debido no sólo a problemas técnicos, sino también a aprehensiones políticas”. El diplomático manifestó que si bien se ha registrado al principio del empadronamiento un significativo interés de la población para obtener la tarjeta electoral, ha habido varios problemas en el proceso de distribución.

Precisó que alrededor de dos millones de haitianos no han recibido aún la tarjeta y que varios sectores políticos rechazan la posibilidad de que se vote con el recibo de registro por haber posibilidades de fraude.

Mientras más del 30% del electorado, especialmente en las zonas rurales y los barrios reputados calientes o peligrosos, no han podido inscribirse, dijo. Indicó que Justicia y Paz, organismo de la Iglesia Católica, ha denunciado la exclusión de importantes sectores.

De acuerdo con Paraison, las mesas electorales son insuficientes y algunos centros están muy lejos, lo cual puede dar lugar a una abstención importante.  Asimismo, dijo que se prevé una situación de mucha confusión en muchos colegios electorales, lo cual retardaría más el proceso de votación.

“Con 45 partidos,  35 candidatos en una sola boleta, el elector analfabeto puede tomarse cinco minutos para sufragar”, dijo, lo que, a su juicio, haría que el número de votantes se limite a poco más de un millón, advirtió el ex cónsul. Manifestó que debido a esos factores, el proceso electoral en su país no está totalmente limpio de los vicios registrados en elecciones anteriores.

 Y pese a los esfuerzos de organismos internacionales hay muchas dudas sobre las previsiones para garantizar la seguridad de más de 3 millones de personas el día de las elecciones, con la poca capacidad que han demostrado las autoridades, dijo.

“No hay dudas de que hay grupos y sectores que no quieren la realización de las elecciones”, expresó Paraison.

A su entender, el proceso electoral haitiano debe de ser precedido, obligatoriamente, por un pacto de gobernabilidad democrática para evitar la prolongación de la crisis política.

RENE, EL FAVORITO

Tanto la encuesta de la Gallup realizada con el auspicio de la USAID, así como otras encuestas hechas a petición de partidos y candidatos presidenciales, establecen un avance abismal del ex presidente René Preval.  Por lo menos, en el caso de la Gallup tiene un 32% frente a su rival más cercano, el también ex presidente Leslie Manigat, con un 5%.

Esto, tomando en cuenta que Dumarsais Simeus, quien tiene un 21% de las intenciones del voto ha sido descartado por el CEP, por haberse naturalizado estadounidense después de llevar 40 años viviendo fuera del país.

Preval, quien es apoyado por grupos campesinos y pequeños partidos, y no por la familia Lávalas, el partido de Aristide que decidió formalmente boicotear las elecciones, aparece como el candidato a vencer.