Para mantener el aspecto natural de los muebles

Para mantener el aspecto natural de los muebles

Hay productos naturales, como aceites de algunas plantas, resinas de árboles o cera de abeja, que consiguen unos resultados muy buenos a la hora de tratar muebles de madera.

A pesar de que productos como las lacas especiales son muy indicados para proteger la madera, su uso continuado puede cerrar los poros de ésta y ensuciarla con el tiempo.

Sin embargo, los aceites y las ceras permiten que la madera respire, hace que no se reseque y que su buen estado de conservación se prolongue: no contienen disolventes, poseen un aroma agradable, proporcionan una protección más que suficiente y, puesto que no tienen resinas artificiales, son inocuos.

Por otro lado, también es cierto que las superficies aceitadas y enceradas a menudo no son tan resistentes, pero se pueden reparar más fácilmente que los muebles lacados.

La madera sin tratar absorbe con facilidad la suciedad y el polvo. Por esta razón, antes de aplicar la cera o el aceite es preciso limpiarla.

Si estamos hablando de madera ya tratada, puede utilizar productos intensivos que eliminan, además, la nicotina del tabaco, la grasa, capas viejas de ceras, etc.

LA CERA FLUIDA

 Aplíquela sobre la superficie con un pincel o muñequilla y déjela secar (es bastante rápido).

 Para conseguir un brillo sedoso, límpiela con un cepillo o lana especial.

 En el caso de que la superficie tenga que ser resistente al agua, antes de aplicar la cera conviene realizar una imprimación con aceite diluido especial para madera.

Hay cera líquida clara, y prácticamente invisible, en tonos naturales o coloreada con pigmentos.

 También puede comprar cera en barra. En este caso, frote la cera sobre la superficie de madera hasta que consiga el acabado deseado.

ACEITE

Administre el aceite sin diluir, en varias pasadas.

Utilice una muñequilla para introducirlo en los poros de la madera.

Pulida con una lana fina, la superficie es muy resistente. De hecho, se puede utilizar en zonas de trabajo de cocinas.

El aceite para madera se emplea sólo o como imprimación para aplicar posteriormente las ceras encima.