Para el este industrial de Ucrania, la aternativa a Rusia es la quiebra

Para el este industrial de Ucrania, la aternativa a Rusia es la quiebra

DONETSK, Ucrania. En Donetsk, gran ciudad del este de Ucrania, los manifestantes prorrusos acogen con un mar de aplausos a los mineros, verdaderos héroes y alma de esta región duramente golpeada por la crisis y fuertemente dependiente de Rusia.

El conjunto industrial del este de Ucrania, sea la industria del carbón o del acero de Donetsk o las fábricas de turbinas de Jarkov, siempre ha contado con Rusia, su principal cliente. «Rusia compra nuestro productos. Nuestra fábricas van a cerrar porque nadie las necesitará en Europa» si se rompen las relaciones con Moscú, se preocupa Lila, una ama de casa de 27 años.

«Nuestros productos no son competitivos, la mitad de nuestros conciudadanos perderán su empleo», añade. Los manifestantes prorrusos de la denominada «República soberana de Donestk», proclamada por los separatistas, temen las pérdidas de empleos y el cierre de fábricas y de minas, engullidas por los «empresarios alemanes».