Papa exhorta a evangelio paz

Papa exhorta a evangelio paz

POR FIOR GIL
El papa Benedicto XVI exhortó a los católicos a intensificar la prédica en todas partes del mundo del evangelio de la paz. El papa proclamó que el reconocimiento de la plena verdad de Dios es una condición previa e indispensable para la consolidación de la verdadera paz. “Dios es amor que salva, padre amoroso que desea ver cómo sus hijos se reconocen entre ellos como hermanos, responsablemente dispuestos a poner los diversos talentos al servicio del bien común de la familia”, expresa su santidad en su mensaje para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz, que será difundido por la Iglesia Católica el primero de enero con motivo del año nuevo.

El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez al dar a conocer y comentar el mensaje del Papa Benedicto XVI  informó que su santidad hace énfasis como  tema de la reflexión  la paz, la cual considera es un anhelo imborrable en el corazón de cada persona.

El Arzobispo de Santo Domingo, cardenal López Rodríguez, explica que en su mensaje el Santo padre expresa que para que la paz sea auténtica y duradera, ha de estar construida sobre la roca de la verdad de Dios y de la verdad del hombre.

“Ante los riesgos que vive la humanidad en nuestra época, es tarea de todos los católicos intensificar en t odas las partes del mundo el anuncio y el testimonio del evangelio de la paz, proclamando que el reconocimiento de la plena verdad de Dios es una condición previa e indispensable para la consolidación de la verdad de la paz”, expresa el mensaje.

Agrega que la paz es un anhelo en el corazón de cada persona, por encima de las id entidades culturales especificas y que precisamente por esto cada uno ha de sentirse comprometido en el servicio de un bien tan precioso, procurando que ningún tipo de falsedad contamine las   relaciones. “Todos los hombres  pertenecen a una misma y única familia, La exaltación exagerada de las propias diferencias contrasta con esta verdad de fondo”.

El Papa Benedicto XVI señala asimismo que hoy en día, la verdad de la paz sigue estando en peligro y negada de manera dramática por el terrorismo que, con sus amenazas  y acciones criminales, es capaz de tener al mundo en estado de ansiedad e inseguridad.

Pero al mismo tiempo sostiene que al observar el actual contexto mundial, podemos constatar con agrado algunas señales prometedoras en el camino de la construcción de la paz. “Pienso, por  ejemplo que, en la disminución numérica de los conflictos armados. “

Ciertamente se trata de todavía de pasos muy tímidos en el camino de la paz, pero que permiten vislumbrar ya un futuro de mayor serenidad, en particular para las poblaciones tan castigadas de Palestina, la tierra de Jesús y para algunas regiones de África y Asía, que esperan desde hace años una conclusión positiva de los procesos de pacificación y reconciliación emprendidos.

Dijo que estos son signos que necesitan ser confirmados y consolidados mediante una acción concorde e infatigable, sobre todo por parte de la Comunidad Internacional y de sus organismos encargados de prevenir los conflictos y dar s}una solución a los actuales.

Señala que no obstante, todo esto no debe inducir a un optimismo ingenuo, porque no se puede olvidar que, por desgracia, existen todavía sangrientas contiendas fratricidas y guerras desoladoras que siembran lágrimas y muerte en vasta zonas de la tierra.