Panamá busca restablecer nexos Cuba

Panamá busca restablecer nexos Cuba

PANAMA (AFP).- Panamá inició este jueves intensas gestiones diplomáticas para restablecer la relaciones diplomáticas con Cuba, rotas desde la semana pasada por La Habana luego de los indultos que la ex presidenta Mireya Moscoso concediera a cuatro anticastristas cubanos.

   «Panamá quiere enviar un mensaje claro al mundo que nuestro país vive en un estado de derecho y se respetan los compromisos internacionales dirigidos a la lucha contra el narcotráfico, lavado de dinero y el terrorismo», declaró el canciller Samuel Lewis.

   Lewis, también primer vicepresidente de la República, hizo la declaración un día después de la toma de posesión del nuevo presidente de Panamá, Martín Torrijos, quien anunció su intención de reanudar los vínculos con Cuba y normalizarlos con Venezuela, que la semana pasada retiró a su embajador en protesta por declaraciones de Moscoso.

   Lewis precisó que este jueves se iniciaron «todos los esfuerzos para lograr un mayor acercamiento con Cuba y Venezuela».

   «Lamentablemente todo esto se ha visto empañado con los indultos injustificados, y en estos momentos lo más importante para nosotros es restablecer la confianza que el mundo siempre ha tenido en el Estado panameño», aseguró Lewis.

   Cuba rompió relaciones la semana pasada luego de que Moscoso indultara al anticastrista Luis Posada Carriles y a otros tres cubanos sentenciados por participar en un plan para asesinar al presidente Fidel Castro en 2000.

   El gobierno venezolano retiró a su embajador, y el presidente Hugo Chávez no asistió a la asunción de Torrijos, en protesta por declaraciones de Moscoso en que aseguró que había concedido el indulto por «por razones humatarias» y para evitar que los presos fueran asesinados si eran extraditados a Venezuela o Cuba.

   Torrijos condenó el indulto otorgado durante los últimos días del mandato de Moscoso a favor de Posada Carriles y sus cómplices, condenados a penas de hasta ocho años de prisión por participar en el plan para matar a Castro.

   Cuba y Panamá rompieron relaciones por primera vez en 1962, tras la consolidación de Fidel Castro en el poder, y las reanudaron en 1976 por gestiones del desaparecido general Omar Torrijos, padre del actual presidente.

   Durante el gobierno de Moscoso (1999-2004) Cuba y Panamá mantuvieron una disputa pública por el caso de Posada Carriles, cuya extradición solicitaron sin éxito tanto La Habana como Caracas.