Otra tragedia del sistema eléctrico

<P>Otra tragedia del sistema eléctrico</P>

 “Primero se fue la luz, se escuchó una explosión. La luz volvió y algo explotó de nuevo y se volvió a ir. Cuando salimos vimos la casita prendida de un lado, llamamos, nadie respondió, rompimos la puerta y ahí estaban tirados. Ella estaba sobre él”, narró Julián Sánchez, vecino de  Jeniffer Rodríguez y Gabriel Herasme, dos jovencitos que llevaban apenas tres meses de casados. Ambos murieron electrocutados por los efectos de un cable con 7,200 voltios que cayó en   la madrugada de este  lunes sobre la humilde vivienda en que residían. Jeniffer era empleada de este diario y su marido lo había sido hasta hace un mes.

   Un cable con 7,200 voltios se posó la madrugada de este  lunes sobre la humilde vivienda en que residían los recién casados Jeniffer Rodríguez y Gabriel Herasme,  provocando la muerte instantánea de la pareja y de la criatura que, sin ellos saber, estaba en el vientre de  la joven mujer.

    Los vecinos nunca imaginaron que la explosión que despertó a todos los que viven en la manzana H de Los Mina, había terminado con la vida de Jeniffer, quien era empleada de Servicios al Cliente de los periódicos Hoy, El Nacional y El Día  y de Gabriel, quien hace poco laboró en el área de publicidad de las mismas empresas.

 “Primero se fue la luz, se escuchó una explosión. La luz volvió y algo explotó de nuevo y se volvió a ir. Cuando salimos vimos la casita prendida de un lado, llamamos, nadie respondió, rompimos la puerta y ahí estaban tirados. Ella estaba sobre él”, narro Julián Sánchez, vecino de la pareja.

 De acuerdo con las hipótesis manejadas hasta el momento, Gabriel intentó bajar el switch  y Jeniffer trató de auxiliarlo muriendo en el intento.

 Preparados para faena

En la pequeña vivienda se podía percibir que el amor de Jeniffer y Gabriel ocupaba cada rincón. Souvenirs de la boda celebrada el pasado 28 de agosto, una foto de ambos cuando aún eran novios y una Biblia, ambos eran cristianos de la iglesia Asamblea de Dios Peniel, de Guaricanos.

 A no ser por una escoba y un suaper quemados que quedaron como muestra de que lucharon por salvarse, todo parecería normal allí.

“No puede ser, no puede ser”, fueron las palabras que seguidas de  un grito desesperado salieron de Belkis Herasme, madre de Gabriel, cuando le abrieron las puertas de la casa en que su hijo murió. “Solo tenía dos, ahora solo tengo un hijo”, se lamentaba.

Panorama similar se percibía en la Maternidad San Lorenzo, donde la familia de Jeniffer esperaba la entrega de los cuerpos. Su madre, Reyita Santana tuvo que ser sacada del lugar. A ese centro hospitalario fueron llevados los muchachos por los vecinos, que ayer se quejaban  por las condiciones del tendido eléctrico.

Compañeros

 En el departamento que trabajaba Jeniffer se laboró ayer en medio de lágrimas y las fotografías de ella con Gabriel, en su boda. Recordaban el anhelo de la joven por tener un hijo que no supo que ya tenía en sus entrañas.

  Anoche en la funeraria municipal Espíritu Santo de Guaricanos en Villa Mella, algunos narraban anécdotas de la pareja, mientras  sus restos yacían uno al lado del otro en la capilla verde de dicha funeraria.

   “Ella le dijo en una ocasión mientras comían que si él se moría ella también moriría detrás de él, porque hasta después de muertos ellos estarían juntos”, dijo Miguelina Vargas.

Al parecer ese deseo, en forma de broma, que se hizo realidad no podrá materializarse en su totalidad porque a Jeniffer la enterrarán sus familiares hoy en el cementerio Los Casabes, en Santo Domingo Norte, mientras  a Gabriel una ambulancia esperaba para llevarlo al pueblo natal de sus padres, Cotuí.

Zoom

  CDEEE lamenta

La Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE)  dijo que espera  un informe técnico  para establecer las causas por las que un cable de 7,200 voltios, de mediana tensión,  cayó sobre la casa donde vivía la pareja.  Reconoció que la tragedia es una secuela de la falta de mantenimiento de las líneas. “La CDEEE se pone al lado de las familias de las víctimas con la disposición de canalizar  toda la ayuda que sea necesaria en este infausto momento”, concluye la nota.