Otorgarán nombres comerciales en 46 horas

Otorgarán nombres comerciales en 46 horas

POR EVARISTO RUBENS
La Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (ONAPI) otorgará a partir de ahora nombres comerciales en un plazo récord de 48 horas o dos días, cuando hasta hace poco el tiempo para dar ese servicio a los inversionistas extranjeros y dominicanos tardaba de 30 a 45 días.

El anuncio lo hizo el director de ONAPI, doctor Enrique Ramírez, quien afirmó que este nuevo servicio «va a revolucionar el sistema de inversión» en el país.

«Anteriormente, ONAPI tardaba de 30 a 45 días dar una respuesta a una persona que solicitaba un nombre comercial, ya fuera para constituir una compañía o proteger el nombre de un pequeño negocio», explicó.

Indicó que ahora, sin embargo, con el pago de una sola tarifa, una única tarifa, en dos días esta dependencia de la Secretaría de Industria y Comercio está dando respuesta mediante el programa «ONAPI 48 horas, un nuevo año, un nuevo servicio».

Ramírez manifestó que la medida traerá grandes beneficios al país, ya que según afirmó, un inversionista extranjero o dominicano para conseguir un nombre comercial, que es un requisito indispensable, el primer paso para constituir una compañía, tenía que esperar más de un mes, con todo lo que eso implicaba en pérdida de tiempo y de recursos.

«Ahora en dos días ese inversionista va a tener su documento por parte de ONAPI para iniciar el trámite para constituir una compañía», expresó Ramírez, quien dijo que la medida constituye un gran logro tanto de esta institución como del presidente Leonel Fernández.

Explicó que la iniciativa «tiene que ver con todo un proceso de modernización de la ONAPI, producto de la filosofía del presidente Fernández», de agilizar los trámites burocráticos en las oficinas públicas para dar un servicio más apto a la población.

Dijo que con este programa esta oficina suprime lo que se llamaba «servicio VIP», el cual consideró que era irritante porque «el que podía pagar más, se le daba respuesta más rápida y se violaba, con este procedimiento, una máxima jurídica que reza: primero el tiempo, primero el derecho».