Opulencia al Viajar

Opulencia al Viajar

Por Ailyn Hilario
Fotografías: Fuente Externa

La frase «sus deseos son órdenes» conceptualiza la idea de un viaje de lujo, donde se  consiente cada uno de los anhelos de un viajero exigente, de poco tiempo y con mucho dinero. No importa qué tan excéntrica sea la petición, el único fin es que su viaje sea memorable.

Por ello, este target de público, denominado «Up Scale», busca la asesoría de manos expertas, que brinden un servicio personalizado, respuestas rápidas y asertivas, para cerciorarse de que sus vacaciones serán bien planificadas, interesantes, diferentes, pero sobre todo, inolvidables.

«Al viajero de lujo no le gusta repetir (destinos), generalmente quiere algo nuevo. Por ello es que cada vez se hace más difícil complacerlo», revela Laura Asilis, presidente de Travelewise, única agencia de viajes  en el país representante de Virtuoso, red de viajes dedicada a los viajes más lujosos del mundo.

Incluso, los cruceros de ultralujo no hacen rutas circulares (pasar por los mismos destinos), como explica Asilis, sino que realizan rutas diferentes para que el cliente, que ya abordó una vez, regrese.

Complaciendo al cliente «Up Scale».

Opciones de viaje

¿A dónde va un cliente que ha viajado casi alrededor del mundo?, he ahí el dilema. Según Asilis, han surgido varias opciones para complacer a sus exigentes gustos y una de ellas es salir de la atmósfera terrestre.

No es necesario ser astronauta para viajar al espacio sideral. La empresa Virgin Galactic, compañía de viajes espaciales, tiene un avión cohete que hará viajes al espacio y, a diferencia de otros, tratan de hacerlo más accesible económicamente.

Se calcula que los primeros vuelos se realizarán en unos tres años, pero desde ya hay vuelos confirmados y pagados.

Aunque si prefiere una aventura más terrenal otra opción sería hacer un safari por África y observar la diversidad de la fauna allí existente. «El viaje en Safari es uno de los más solicitados, por ser muy enriquecedor, exótico y personalizado. Parece como si se viajara en el tiempo», comenta.

Sin embargo, no significa que por ir a Botswana, Sur África, Kenya, Zambia o Namibia en safari se deba renunciar a las comodidades y al lujo que ofrece la civilización moderna. Las cabañas que alojan a los turistas cuentan con las mismas comodidades que un hotel de lujo, aunque con vistas a un paisaje natural de ensueño, rodeado de la fauna.

«El cliente de ultralujo también escoge la opción de irse a los cruceros, pero a aquellos que dan un mayor trato personalizado y que usualmente abordan a menos de 600 personas (un crucero normal puede llevar hasta 3,000 pasajeros)», informa.

¿Ventajas? El barco, algunos de ellos con marina incluida, tiene acceso a destinos más íntimos e interesantes a los que otros, por su tamaño, no pueden penetrar (puede anclar en el mismo muelle); todo está incluido; la atención es más personalizada, la tripulación conoce de antemano tus preferencias e incluso se aprende tu nombre desde el primer día; y la cocina es de mayor calidad.

Ante la pregunta de ¿qué busca el turista local? Asilis responde que «a diferencia de otros extranjeros, el cliente local casi nunca viaja solo. La tendencia es a hacerlo con amigos íntimos y, generalmente buscan diversión».

Entre las líneas de cruceros más lujosas están Seabourn, quien en el verano próximo lanzará Odysee, el primero de la nueva generación de barcos de ultralujo; Silverseas, Virgin, Regent y Crystal Cruises.

Otros destinos que contemplar

Los tradicionales

•París

•Nueva York

•Dubai

•Milán

•Barcelona

Exóticos

•Santorini (Islas Griegas)

•Estambul, Turquía

•Bora Bora en la Polinesia Francesa

Con inquietudes ambientalistas

•Galápagos

•Polo Sur

Esquiar en América:

•Canadá

•Whistler, que está a una hora de Vancouver

•Monttremblant, cerca de Montreal.