ONU pide tiempo para misión a Irak

ONU pide tiempo para misión a Irak

NUEVA YORK (AFP).- El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan dijo que quiere contar con más tiempo y elementos de juicio antes de enviar una misión que analice si existen las condiciones para celebrar elecciones en Irak, como lo pretenden el Consejo de Gobierno iraquí y Estados Unidos.

«Acordamos que deberán realizarse más discusiones a nivel técnico», dijo Annan en conferencia de prensa luego de reunirse con líderes del Consejo de Gobierno transitorio iraquí y el administrador civil estadounidense en Irak, Paul Bremer, en la sede de la ONU en Nueva York.

Organizadas por Annan, para intentar aclarar el papel de la ONU ante la perspectiva de una posible transferencia de la soberanía a los iraquíes para el 30 de junio, las reuniones sirvieron para que Estados Unidos volviera a reclamar a la organización internacional que retorne a Irak.

La ONU, que no aprobó la intervención estadounidense en Irak en marzo, abandonó el país tras haber sido objeto de dos atentados en agosto y setiembre últimos. Esos ataques provocaron 23 muertos, entre ellos su más alto representante, Sergio Vieira de Mello.

El tema del retorno de la ONU se ha convertido en un asunto urgente para la coalición que, enfrentada al desacuerdo chiíta por las modalidades de entrega del poder, espera el apoyo de la ONU para superar la crisis.

El líder espiritual de la vasta comunidad chiíta de Irak (alrededor del 60% de la población), el gran ayatolá Ali Sistani, reclama que la asamblea nacional transitoria, que deberá crearse antes del 31 de mayo, sea el resultado de elecciones generales directas. Miles de chiítas volvieron a manifestarse por esa razón este lunes en Bagdad.

El acuerdo del 15 de noviembre, que establece las etapas para la transferencia de soberanía antes de fines de 2005, estipula, por el contrario, que los miembros de la asamblea transitoria sean designados por una comisión integrada por el Consejo de Gobierno y asambleas provinciales.

Según ese proyecto, las elecciones generales serían a fines de 2005.

Los norteamericanos le reclamaron a Annan que envíe una misión a Irak, para intentar convencer al ayatolá Sistani acerca de la imposibilidad de organizar elecciones en un plazo menor al planeado.

En caso de que se resuelva que el escrutinio no puede organizarse en un plazo más urgente, dependaría de esa misión «explicar por qué y discutir las posibles alternativas», dijo el presidente del Consejo de gobierno iraquí, Adnan Pachachi.

Paul Bremer dijo estar «satisfecho» con que el secretario general de la ONU acepte considerar el asunto, y agregó que espera que a partir del lunes de tarde comenzaran las discusiones técnicas más amplias sobre la viabilidad de la misión.

La ONU no participó del acuerdo del 15 de noviembre entre la coalición y el ejecutivo iraquí, que no hace mención a ningún papel para la organización internacional.

Los estadounidenses podrían tener dificultades para convencer a las Naciones Unidas, que están aún más susceptibles respecto de las condiciones de seguridad tras el nuevo atentado del domingo que provocó 25 muertos en Bagdad.

«Confirmamos nuestra voluntad de asegurarle todo el apoyo posible a la seguridad del personal de la ONU», dijo Bremer.

Tanto Pachachi, como Annan y Bremer evocaron un «amplio consenso» sobre la importancia del papel de la ONU en Irak.

«Hay un amplio acuerdo en torno al hecho de que la ONU tendrá un papel importante a jugar (…) Estaremos activos en la reconstrucción, en el terreno humanitario y de derechos humanos», agregó Annan, según quien todos esos temas fueron tocados en la reunión que dio lugar a un «intercambio muy franco».

«El único objetivo de la ONU es ayudar al pueblo de Irak. Querríamos ver un consenso lo más amplio posible entre los iraquíes sobre lo que se debe hacer (…) y sobre el papel que podría jugar la ONU», agregó Annan.

Una encuesta llevada a cabo poco después de los atentados contra la sede de la ONU en agosto mostró que numerosos iraquíes siguen desconfiando de Naciones Unidas.