ONU insta a encarar déficit de viviendas

ONU insta a encarar déficit de viviendas

Si el Estado invierte de manera sostenida  durante 10 años el equivalente al 4.4% del Producto Interno Bruto en viviendas populares, podría solucionar el serio problema del déficit habitacional del país. Esto permitiría, además, reasentar las familias que viven en comunidades ubicadas en lugares peligrosos, consigna un estudio elaborado por UN-Habitat, una dependencia de las Naciones Unidas.

El organismo asesor de la ONU en materia de desalojos, UN-HABITAT’s Advisory Group on Forced Evictions (UN-AGFE),  propuso al Estado Dominicano implementar políticas sociales de vivienda y suelo que permitan llevar a cabo el reasentamiento de comunidades ubicadas en lugares peligrosos.

De ese modo se atendería lo previsto en el artículo 11.1 del Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y  a las observaciones generales IV y VII del comité de los derechos que están indicados en dicho pacto.

Pedro Franco, designado por la ONU en la entidad,  expresó que el país está consternado por las ocho víctimas, seis de ellas niños, de la tragedia ocurrida en el barrio Guachupita en la zona Norte del Distrito Nacional, al quedar sepultadas  por un derrumbe que destruyó su vivienda, tras los aguaceros ocasionados por el paso del huracán Gustav.

Señaló que estudios realizados en el país indican que el 75% de la vivienda  es construida por la propia gente (autoproducción o producción social de vivienda), quienes también instalan parte de la infraestructura y los servicios comunitarios.

Señala que el 44% de esas viviendas es desechable y mejorable, razón por la cual se producen tragedias como la ocurrida recientemente en Guachupita.

Aseguró que con una inversión menor al 50% de la hecha por el Estado Dominicano para auxiliar a los bancos quebrados durante 2002-2004 se puede resolver la situación de esas viviendas precarias y evitar catástrofes como la citada. También la falta de titulación de una gran parte de familias que han construido en terrenos privados o estatales y planear para los futuros núcleos familiares.

El estudio realizado por la Alianza Internacional de Habitantes en el 2007 sobre de factibilidad de la creación de un fondo de suelo y vivienda en República Dominicana y Perú reveló situaciones importantes y llegó a conclusiones interesantes en cuanto a la situación de vulnerabilidad.

El organismo de las Naciones Unidas concluyó que con una inversión sostenida durante 10 años, de un 4.4 % del PIB, se puede resolver el déficit habitacional situado actualmente en el país sobre las 800 mil unidades habitacionales.

Las claves

1. Invertir

Con la inversión de 4.4% del PIB además de  las viviendas precarias, se resuelve la situación que vive el 40% de las familias que pagan alquiler y, lo que es más importante, la titulación a millones de familias que viven en la inseguridad, expuestas a desalojos.

  2. Sin aportar todo

El estudio indica que con este 4.4%  el Estado no tienen que aportarlo todo, y mucho menos regalarlo a las familias, aunque admite que dada la situación de miseria habría una cantidad de beneficiarios que deberían recibir algún tipo de subsidio, que se estima no superarían el 10%. Los los bancos y el sector inmobiliario apenas construyen un 5.2 % de las viviendas.