OMS pide a empresas farmacéuticas
mayor transparencia en los precios

OMS pide a empresas farmacéuticas <BR>mayor transparencia en los precios

Ginebra, 3 abr (EFE).- Las compañías farmacéuticas «deben adoptar políticas de precios transparentes y esforzarse para reducirlos de manera más sistemática» en los países en desarrollo con menores ingresos, recomienda un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentado hoy en Ginebra.

   «El precio de los medicamentos, sean de origen (bajo patentes) o genéricos, deberían ser fijados de manera justa», se afirma en el documento elaborado por la Comisión sobre Derechos de Propiedad Intelectual, Innovación y Salud Pública de la OMS.

   Además, se pide que esos precios justos sean tanto para «los países de Africa subsahariana y los menos avanzados, como también para otros de ingresos bajos e intermedios bajos donde hay un gran número de pacientes pobres».

   Ese grupo, integrado por diez expertos y encabezado por la ex presidenta de Suiza Ruth Dreifuss, propone que los poderes públicos y la industria farmacéutica estudien «cómo los tratamientos que están disponibles en los países más desarrollados lo estén también para los pacientes de las naciones en desarrollo».

   Dreifuss, en conferencia de prensa, afirmó que, tras dos años de trabajo, el grupo concluyó que los derechos de propiedad intelectual que se aplican mediante patentes «cumplen su objetivo de promover la investigación científica, pero en el ámbito de la salud eso resulta insuficiente».

   Sostuvo que para resolver esta situación, los países pobres deben «hacer uso de las opciones de flexibilidad que les ofrece el acuerdo (TRIPS) sobre aspectos de la propiedad intelectual relacionados con el comercio» de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

   Se trata de una serie de cláusulas que permiten a un país, en casos excepcionales, producir localmente la copia de una medicina patentada sin autorización expresa del titular de la patente del producto.

   Esta excepción, sin embargo, también plantea problemas cuando un país con un problema sanitario grave carece de capacidad para fabricar localmente el genérico que necesita y debe importarlo de otro, para lo cual se creó el sistema de «licencia obligatoria».

   El acuerdo TRIPS establece, en efecto, que se podrá recurrir a una licencia de ese tipo, que suspende un derecho de patente, si el titular de la patente no se aviene a ofrecer el fármaco a un precio razonable.

   Al respecto, Dreifuss sostuvo que los países en desarrollo deben utilizar esas fórmulas de flexibilidad «como una manera de abordar los derechos de propiedad intelectual, dependiendo de la condición y la situación particular de cada país».

   En cuanto a las farmacéuticas, la ex presidenta helvética afirmó que el principal mensaje que el informe busca transmitirles es que «no deben aplicar las patentes en los países más pobres», al tiempo que se les pide «hacer un mayor esfuerzo en transferencia de tecnología».

   «Les pedimos que colaboren con las industrias (farmacéuticas) nacionales y que se muestren generosos», a través de autorizaciones para la elaboración de sus productos patentados «cuando sea necesario».

   A los gobiernos, el grupo de expertos de la OMS les recomienda «adoptar medidas para incentivar la competencia y hacer que el precio de los medicamentos sea fijado de una manera conforme a sus políticas de salud pública».

   «El acceso a los medicamentos no puede depender únicamente de empresas privadas, sino que también es una responsabilidad de los poderes públicos», recalca el documento, que sugiere a las autoridades nacionales suprimir los aranceles e impuestos sobre los fármacos para que la población tenga un mayor acceso a ellos.

   El informe difundido hoy será debatido en la próxima Asamblea Mundial de la OMS, que se celebrará en Ginebra del 22 al 29 de mayo próximo. EFE