Ola de ataques con ácido desata gran pánico ciudades Colombia

Ola de ataques con ácido desata gran pánico  ciudades Colombia

BOGOTÁ. AFP. Una verdadera psicosis se ha apoderado de los colombianos por una serie de ataques con ácido que se han sucedido en las últimas semanas en el país, mientras crece el debate sobre las medidas judiciales necesarias para frenar esta forma de agresión cada vez más extendida.

Bien sea por una diferencia amorosa o un pleito entre vecinos, en menos de dos semanas cinco personas han sido atacadas con productos químicos corrosivos, que les han ocasionado graves quemaduras.

El último caso, ocurrido el miércoles en Medellín (noroeste), causó la muerte a la víctima, un joven de 22 años que resultó muy afectado en el rostro.

El fenómeno, sin embargo, está lejos de ser nuevo. Desde 2004, casi un millar de agresiones con ácido se han registrado en Colombia, según cifras de Medicina Legal. Pero una fiebre mediática se desató en el país tras el ataque a fines de marzo contra Natalia Ponce, una joven de 33 años proveniente de una familia acomodada de Bogotá.

«Lamentablamente se habló del tema una vez que esa violencia impactó a una familia que tiene buenos recursos y buenos contactos. Antes era un delito anónimo, que afectaba a la gente pobre», dijo a la AFP la parlamentaria Gloria Stella Díaz, que ha luchado desde hace años contra esta triste especialidad colombiana.

Después de varios casos de agresión, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, tildó este tipo de crímenes de «realmente atroces y deplorables», a la vez que las autoridades ofrecieron recompensas equivalentes a unos 40,000 dólares por información que lleve a dar con algunos de los agresores.

Mientras, en las calles de la capital han aparecido vallas negras con la inscripción: «Todas somos Natalia».