Ojo con la vista
Alergias oculares

<STRONG>Ojo con la vista<BR></STRONG>Alergias oculares

JUAN L. UBIERA
A proximadamente un 7% de la población sufre algún tipo de conjuntivitis alérgica. Raras veces se ve afectado sólo el ojo. A menudo, también se manifiestan síntomas alérgicos en la nariz (rinoconjuntivitis alérgica o «catarro primaveral») o en las vías respiratorias. Uno de los síntomas más característicos de las alergias oculares es la sensación de escozor en el ojo.

 Esto se debe a la histamina, uno de los denominados mediadores de las inflamaciones. Las alergias pueden también pueden provocar enrojecimiento de los ojos y lágrimas. Cuando las personas alérgicas entran en contacto con una sustancia alérgica (alergeno), como el pólen, los pelos de animales, el polvo, etc., las células cebadas de la conjuntiva liberan histamina.

 Además, las personas alérgicas generan, en contacto con los alergenos, unas proteínas especiales, los anticuerpos.

Como ejemplo cabe citar la inmunoglobulina E (IgE), que se presenta en mayor cantidad en la sangre de personas alérgicas.

Es frecuente que en primavera, con el comienzo del período de floración, las personas alérgicas empiezan a sufrir los estragos del polen. El pólen de las flores causa el 49% de las alergias oculares, seguido por el polvo del hogar y ácaros con un 26%.