Ojo con la vista

Ojo con la vista

Por Dr. Juan L.Ubiera
Desprendimiento de retina causa de ceguera

La retina es la membrana sobre la cual se proyecta la luz que entra en el ojo; esta transforma el estímulo luminoso en impulso nervioso y es transmitido al  cerebro donde se produce la visión.

Una separación entre la retina y la capa de epitelio subyacente, causada por el paso de líquido a través de un desgarro o roto en ella, se denomina desprendimiento de retina. Esto ocurre en una proporción  de 1:10,000 a 15,000 personas.

Se manifiesta la mayoría de las veces como una visión de sombra o cortina que migra al centro del campo visual; en alto porcentaje se asocia a la visión de puntos o moscas volante (miodesopsias) y/o relámpagos (fotopsias), aunque en algunos de los casos estos síntomas podrían no existir. Mientras mayor tiempo dure esta membrana desprendida, es menor la recuperación de la agudeza visual residual, e inclusive puede entrar en un proceso de cicatrización que haga imposible su manejo quirúrgico, y termina en ceguera irreversible. Médicamente los factores  de pronóstico más importantes para obtener mejores resultados visuales son: la duración del desprendimiento y el compromiso de la parte central de la retina (mácula).

El objetivo principal de cualquier modalidad quirúrgica para el desprendimiento de retina, es cerrar el agujero o desgarro  causante del proceso  y crear una cicatrización alrededor del mismo para impedir el paso de líquido al espacio subretinano, en el mismo acto quirúrgico se puede realizar la remoción del líquido acumulado debajo de esta membrana. La cicatrización alrededor del desgarro se puede realizar por medio de congelación (criopexia) o láser.

Como técnicas quirúrgicas hoy en día se puede realizar reparación con burbujas de gas (neumoretinopexia); cerclaje (bandas alrededor del ojo) y cirugías intraoculares.
(Vitrectomias).