Ojalá concretice el optimismo de Rubén Jiménez Bichara

Ojalá concretice el optimismo de  Rubén Jiménez Bichara

«Ver para creer”, como Santo Tomás, de seguro proclamará la mayoría del pueblo dominicano ante las declaraciones recientes del vicepresidente ejecutivo de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), Rubén Jiménez Bichara, quien dijo que dentro de poco los apagones serán cosas del pasado en el sistema energético de la República Dominicana.

Ya otras funcionarios han advertido sobre el fin de los tediosos apagones y declarado la solución de la crisis energética nacional. ?Y se ha resuelto el problema?

Ahora, el principal ejecutivo de la CDEEE acaba de ser categórico al manifestar: “No podemos dejarnos confundir, las plantas que estamos construyendo y la convención que estamos haciendo son las verdaderas garantías de que los problemas eléctricos serán cosas del pasado en los próximos años, y no tendremos, nunca más, un país con necesidades tan elementales gastando más de mil millones de pesos quemando combustibles y en pagos que deben ser destinados en otras áreas”.

Ojalá que tantas bellezas fueran ciertas y que dentro de poco tiempo, como asegura Rubén Bichara, podamos los dominicanos resolver por siempre esta problemática.

Sin embargo, debemos recordar dos ejemplos de personajes que se explayaron en enunciar el fin de los odiosos apagones, como fue en una ocasión en que el ingeniero Juan Temístocles Montás (Temo), solicitó al presidente Balaguer lo designara al frente de la CDE, alegando que en 90 días, o sea, en tres meses resolvería la crisis energética nacional.

O cuando más reciente, el empresario Celso Marranzini propuso algo parecido al presidente Leonel Fernández. Marranzini fue puesto al frente de la CDEEE, y todos recordamos qué sucedió. El problema se agravó.

Ojalá, reiteramos, que el optimismo que exhibe hoy Rubén Jiménez Bichara se convierta en realidad para la tranquilidad y beneficio del pueblo dominicano. Ojalá.