OIT presentó el Panorama Laboral de América Latina y el Caribe

OIT presentó el Panorama Laboral de América Latina y el Caribe

LIMA.- Los países de América Latina y el Caribe lograron una recuperación con empleo tras la crisis financiera internacional y esa tendencia se mantendrá el 2011 en la forma de una reducción en la tasa de desocupación urbana, dijo hoy la OIT al presentar su informe anual sobre la situación laboral en la región.

El Panorama Laboral de América Latina y el Caribe 2010 destaca que la tasa de desempleo urbano regional podría bajar hasta 7,2% en 2011 de mantenerse las previsiones de un crecimiento económico más moderado, ligeramente por debajo del 7,4% que se espera quede registrado al concluir el año 2010.

«La región resistió bien los embates de la crisis sobre el nivel de empleo», destacó el Director Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Jean Maninat. «Es un resultado alentador, ahora será necesario abordar también los desafíos relacionados con la calidad del trabajo».

«En 2010 el crecimiento económico generó empleo para 1,2 millones de personas, pero aún hay 16,9 millones de latinoamericanos que no consiguen un trabajo», agregó

Maninat destacó que una de las lecciones de los últimos años y de las estrategias para contener la crisis es que «es posible aplicar políticas inspiradas en la promoción del trabajo decente».

El Director Regional de la OIT precisó que esto es importante tanto para promover la cohesión social como para consolidar los logros en materia de crecimiento ya que «las economías pueden ir mejor, pero mientras la gente no tenga empleos e ingresos suficientes, la recuperación no será real ni sostenible».

Entre las medidas cuya eficacia ha sido probada en la región citó las de empleo y de protección social, en este último caso destinadas a proteger los ingresos a través de instrumentos como el reajuste del salario mínimo, o la intensificación de programas sociales, como por ejemplo las transferencias condicionadas de renta.

Cuando se materializó la crisis internacional en la región los efectos sobre el empleo fueron inmediatos, sin embargo los pronósticos pesimistas no se cumplieron. El desempleo urbano en 2009 fue de 8,1%, después de haber sido de 7,3% en 2008, luego de un ciclo positivo de cinco años de baja continuada alentada por un crecimiento positivo.

«En 2010 hemos regresado a los niveles de desempleo urbano de precrisis con el 7,4%», dijo Maninat.

En el marco de la presentación del Panorama Laboral se destacaron algunos desafíos importantes en materia de empleo, como son el del desempleo y desaliento de los jóvenes, de lograr mejores resultados en materia de igualdad de género, de mejorar la cobertura en protección social, encontrar espacios para desarrollar el diálogo social y encontrar vías para disminuir la informalidad.

En el caso de los jóvenes, en 7 países con información disponible la tasa de desempleo juvenil urbano se redujo de 17,3% a 16,1%. Sin embargo, se mantiene el problema estructural de un desempleo juvenil que es más del doble que el desempleo general, y que triplica al de los adultos.

Unos 7,6 millones de jóvenes están desocupados, lo que equivale a 45% del total regional.

Con respecto a la informalidad, el informe destaca datos de 5 países que muestran un crecimiento de 3,1% del empleo en empresas del sector formal entre el segundo trimestre de 2010 y el mismo período de 2009, lo que sin embargo resultó ampliamente superado por el aumento del empleo en empresas del sector informal, de 7,2%.

Los datos indican que el empleo informal total creció a un ritmo mayor, y que en 2010 afectaba a 53,8% de los trabajadores, levemente superior al 53,6% de 2009.

«En situaciones de crisis normalmente se produce un aumento de la informalidad. Muchas personas están obligadas a aceptar desempeñar ocupaciones en trabajos sin protección social ni respeto por la legislación laboral», recordó Maninat.