Ocho frases que nunca debes decirle a un hombre en la cama

Ocho frases que nunca debes decirle a un hombre en la cama

¿Alguna vez has «metido la pata» diciendo algo fuera de lugar en medio del encuentro sexual? Si no las hecho tienes suerte pero la misma podría acabarse un día. Para evitarte un mal momento te damos una lista de ocho frases que no debes decirle a un hombre en la cama que elaboró el portal unComo.com para que no cometas ese error.

1) «Mejor vamos a apagar la luz». Comenzamos mal. Puede que tu cuerpo no sea perfecto y es normal que te sientas insegura en algunos aspectos pero en la cama los demás odian la falta de autoestima y la inseguridad. Si estás allí disfrútalo, siéntete sexy y provocativa y permítete el sexo con iluminación así sea a media luz. Nada de tratar de esconderte.

2) «¿Ya entró todo?«. Esto es decirle de forma indirecta que su miembro no está a la altura, que su tamaño no es suficiente para ti. Y es que si tras la penetración no lo sientes y debes preguntar si «entró completo» él posiblemente se va a sentir un poco mal, por eso cuidado con tocar algún tema que involucre los centímetros o las capacidades de su pene.

3) «¿Quién es mejor tu ex o yoo en su defecto «Mi ex era mucho mejor». Chicas, por favor, las ex parejas no caben en tu cama y no son bienvenidas a menos que estén de cuerpo presente y teniendo sexo contigo, por eso no las menciones. Si el otro es mejor, guárdalo para ti, si quieres saber si su ex era mejor que tú pregunta en otro momento, es más, mejor ni lo hagas es lo más saludable.

4) «¿Me quieres? Dime que me quieres, ¡dime que me quieres!». Querer es un verbo que se aplica de otro modo: quiere sexo, eso seguro, pero no todos los hombres se sienten cómodos diciendo que quieren o aman a su chica mientras están en el acto, mucho menos cuando la conocen poco. Las carencias afectivas mejor déjalas fuera de la habitación.

5) «Quiero tener un hijo tuyo». Esto podría acabar con una erección en cuestión de segundos principalmente porque no es para nada una frase erótica e implica un alto grado de compromiso. A menos que se trate de tu pareja estable y los dos fantaseen con ser padres de inmediato, evita a toda costa las palabras «hijo», «bebé» o «embarazo» durante el sexo.

6) «¿Te falta mucho para llegar?» Esto es igual a estoy aburrida y quiero que acabes ya con esto para irme a hacer otra cosa. A nadie le gusta saber que aburre al otro en la cama, por eso no hagas esta inoportuna pregunta que podría herir sensibilidades.

7) «¿Te gustó?, ¿cómo estuve?». A lo que él podría responderte: ¿qué es esto una encuesta? Nosotras sabemos si ellos disfrutan en la cama porque podemos verlo, oírlo y sentirlo por eso la pregunta está de más, a menos que se trate de una pareja con la que estés muy compenetrada y suelan jugar ese jueguito del «si, me encantó como siempre».

8) «Habría estado mejor si tú….». ¡No, no y no!, si hay algo que lo puede hacer mejor no es la forma ni el momento para decirlo. Espera hasta otro encuentro y guíalo, pídele lo que quieres, más rápido, más lento, más suave, así me gusta. Mucho mejor que las instrucciones después del acto como si se tratara de una receta o de probar un platillo.