Ocho barrios son afectados por  pestilencia vertedero Rafey

Ocho barrios son afectados por  pestilencia vertedero Rafey

Santiago. Los moradores de más de  ocho barrios de esta ciudad, denunciaron ayer  el hedor “insoportable” que emana en los últimos días  el vertedero de Rafey, lo que atribuyen a  una política mal enfocada de los desperdicios que allí se depositan.

Los líderes comunitarios de  Cienfuegos, hicieron un llamado a las autoridades para que se corrija el mal, ya que temen contraer  enfermedades contagiosas  y respiratorias.

Argumentaron que en la plataforma que comprende el entorno del vertedero ya se  han formado lagunas de aguas negras, donde depositan  los desperdicios médicos, restos de pollos,  y otros materiales que   producen el mal  olor,  que llega  hasta 4 kilómetros de distancia.

Los barrios que  están afectados por este mal son La Mosca, Santa Lucía, La Piña, Las Colinas, El Ingenio, Ensanche Román, Ensanche Libertad, entre otros. El pastor de la comunidad, Pablo Ureña, mostró preocupación por la contaminación que dijo mantiene en  acoso constante a los pobladores, que no encuentran de que forma respirar aire puro, ya que nadie  pone cartas en el asunto.

 “En esta  última semana estamos  frente a un mal olor insoportable del vertedero de Rafey. Este hecho ha sido recibido por la población con mucha preocupación por que ellos temen que se desate un brote de enfermedades que perjudique la vida normal de las familias”, dijo el pastor.

Aclaró que donde  más se ha sentido es cuando llovizna o llueve mucho porque el olor es constante y perdura muchas horas.

Para  Juan Medina, vicepresidente de la Junta de Vecinos Juan Pablo II de los multi familiares de Rafey, señaló que aunque el mal olor que reciben de        Rafey no es tan fuerte, son afectados con mayor intensidad por un pequeño vertedero improvisado  muy cerca de la  urbanización en Rafey.

Detalló que allí se queman alambres y otros desechos, alterando la vida normal de los vecinos.

Buzos.  Mientras todo esto sucede, nueva vez, decenas de niños y niñas del sector Cienfuegos,  que se dedican a “bucear”, continúan yendo al vertedero de Rafey, a pesar de que varios han muerto atropellados por camiones, cuando rebuscan entre los escombros.

La mayoría de estos infantes provienen de  sectores  colindantes con el vertedero y que, dada la  pobreza extrema en que viven, el lugar representa la principal fuente de trabajo.

El pastor Ureña,  propulsor del Programa “Niños con una Esperanza”,     lamentó que no haya sido reforzada la seguridad del lugar.