Obreros listos para radicalizar demanda

Obreros listos para radicalizar demanda

POR LLENNIS JIMÉNEZ
El vicepresidente de la Confederación Nacional de la Unidad Sindical (CNUS), advirtió ayer que si la negociación con los empresarios para el aumento de salario de un 25%, no produce resultados con la participación del vicepresidente de la República, Rafael Alburquerque, el próximo y último camino que adoptarán las centrales sindicales será radicalizar la lucha.

Rafael (Pepe) Abreu informó que los empresarios intentan alterar la función del Comité Nacional de Salarios, al proponer incrementar los sueldos unilateralmente, en la escala que desean y sin el voto mayoritario de los miembros del organismo.

Reiteró que la lucha en reclamo de aumento de sueldos no se ha desactivado, por lo cual, si a partir del lunes no se llega a un acuerdo, retomarán el plan de la marcha-protesta.

Abreu declaró que mientras las centrales reclaman un aumento para los trabajadores privados que devengan hasta RD$30,000, lo que significarían reajustes de RD$1,500 y RD$3,000; los patronos sólo admiten incrementos de entre 250 y 300 pesos. 

Denunció que los empresarios que participan en la mesa de negociación, con la mediación de monseñor Agripino Núñez Collado, tampoco quieren elevar los sueldos en la escala que habían prometido, ya que con la última propuesta, en lugar de un incremento, los salarios mínimos quedan con RD$115 menos que la primera partida.

Abreu informó, además, que los empresarios se resisten a aumentar los salarios porque entienden, que detrás de cada puesto de trabajo, existen 100 personas que lo desean.

Sostuvo que los empresarios entienden que en República Dominicana “hay un ejército” de reserva esperando por una plaza de trabajo, por lo que creen que quien quiera su empleo debe perder la piel para preservarlo.

Acusó al gobierno de ser indiferente en la solución del conflicto que enfrentan los trabajadores cuando se trata de discutir con los empresarios.

La Ley 16-92, que instituye el Código de Trabajo, ordena que todos los salarios sean revisados y aumentados cada dos año. En el país esta ley no se toca hace dos años y tres meses. Las negociaciones para gestionar el aumento se desarrollan desde hace tres meses.

“Con la posición última del sector empresarial –de un aumento de un 12% para los salarios mínimos– es una posición altamente extraña y preocupante, porque están demostrando que le tienen terror a seguir en la mesa de negociación, aún con la mediación”, sostuvo.

Abreu informó que el vicepresidente de la República convocó este lunes dos reuniones por separadas: una con los sindicatos, a las 9:00 de la mañana, y otra con los empresarios, a la 1:00 de la tarde.

Calificó de extraña la posición de los empresarios, que al enterarse de la integración del gobierno en la mediación en busca de una salida, adelantaron que podrían ceder otro pequeño aumento.

Señaló que involucrar al poder Ejecutivo demuestra el interés de que se busque una salida al conflicto, para que no ocurra un paro laboral.

Deploró que los patronos, en lugar de saludar la mediación y revisar su posición, “lo que están haciendo es intentando llevar a cabo una medida de presión desde el punto de vista legal, que no tiene sustentación, porque según el Reglamento del Comité Nacional de Salario, éste se constituye por los representantes laborales, empresariales y gubernamentales”.

“Entonces, las decisiones para tarifas salariales tienen que ser votadas por la tercera parte, más uno de los integrantes del Comité Nacional de Salario”, expresó.

El vicepresidente de la CNUS repudió que los empresarios pretendan que el Comité de Salario legalice una tarifa a su conveniencia, tras advertir que si esto ocurre, en lo adelante el Comité de Salario quedará fuera de sus funciones.

Afirmó, empero, que no habrá posibilidad que alterar la función del Comité, confiando en que los voceros de las centrales no están presentes, ya que con su ausencia la votación no podrá ser legalizada.

Integran el Comité Nacional de Salario tres centrales sindicales: CNUS, la Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD),  representada por Gabriel del Río, y la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC), representada por Jacobo Ramos.

Abreu recordó al movimiento sindical que de no lograr las  reivindicaciones requeridas, es preferible no pactar nada.

EMPRESARIOS PRESIONAN

El vicepresidente del CNUS, cree que los patronos están presionando un aumento muy bajo, “alterando la cultura tripartita que regula la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”.

Señaló como un mal de fondo que los empresarios insistan en aumentar solo los cuatro salarios mínimos.

Precisó que los patronos no entran en discutir aumentos de salarios por rendimiento laboral, capacidad y recomendaciones de sus superiores.

Lo último que plantearon los empresarios es un 12% a los salarios mínimos. Luego de una revisión, propusieron a la mesa del diálogo un 10% a los salarios mínimos mayor, de RD$6,400; un 12% al mínimo de $4,400, y un 15% al mínimo de RD$3,900. “cuando calculamos eso, nos damos cuenta de que los empresarios proponen RD$115 menos a cada estamento”.

Sin embargo, la demanda de las centrales que defienden los derechos de los trabajadores exigen que los sueldos de RD$6,700 sean llevados a RD$7,500. Que los salarios de RD$15,000, suban en RD$1,500; que los pagos de RD$20,000, los eleven en RD$3,000. Tratan de que los sueldos de RD$25,000 sean reajustados con RD$3,500, y que los de RD$30,000, reciban RD$4,400 más.