Obispo Camilo clama por plan salve a la familia

Obispo Camilo clama por plan salve a la familia

POR NARCISO PEREZ
SANTO CERRO, La Vega.-
El obispo de esta diócesis, monseñor Antonio Camilo González, consideró ayer “sumamente preocupante” el nivel de delincuencia y criminalidad que afecta actualmente a la sociedad dominicana, por lo que recomendó implementar un plan para salvar a las familias.

«Si la familia no tiene un espacio para cultivar los valores de la fraternidad, el cariño, la amistad, nunca el ser humano va a poder superar la violencia», subrayó el dignatario.

Añadió que todavía se está a tiempo de salvar el núcleo familiar dominicano, “ya que el corazón humano es inmenso y lo fundamental en la doctrina cristiana, es el amor a Dios”.

Tras invocar la protección de la Virgen de la Mercedes, le pidió a la población  que se congregue frente a los valores, aunando esfuerzos, respeto, unión y la comprensión entre todos.

Monseñor Camilo González afirmó que los tres grandes problemas y esclavitudes del país son actualmente la violencia, el hambre y la pobreza y que cada día la gente está comiendo menos, porque su nivel de vida se deteriora.

«Para combatir esos males, hay que crear nuevas fuentes de empleos, darles oportunidades a los pobres, mejorar nuestra educación y la salud», puntualizó el religioso.

Señaló que la mayoría de dominicanos son buenos y trabajadores, pero que una gran cantidad ya se han corrompido y ahora actúan en desmedro de los demás.

Al volver sobre la violencia, monseñor Camilo González manifestó que  nadie está seguro en ningún lugar, ya que las secuelas de robos, atracos y secuestros, llegan tanto a los barrios como a los campos.

«Tenemos un gran vacío en los hogares, donde hay que restablecer los valores morales, la fe en Dios y corregir las conductas de nuestra juventud», expresó monseñor Camilo.

Durante su homilía, denunció también que por oponerse a los vicios y el consumo de alcohol en las fiestas patronales, fue amenazado con ser destituido.

Dijo que mantendrá su posición, ya que por encima de los intereses materiales o comerciales, está la familia y su deber de evangelizar y evitar que las personas caigan en los vicios.

AMBIENTE

Desde anoche, miles de feligreses han desfilado por el santuario de este Cerro, donde además de una iglesia, existen varias efigies y lugares considerados por los creyentes como sagrados.

Cientos de personas acuden al «santo hoyo» para implorar algún favor de parte de la virgen de las Mercedes.

Simboliza el recuerdo de la Cruz redentora que un día fue plantada aquí hace más de 500 años.

Está también el monumento al padre Fantino, que es un lugar de oración y descanso en memoria de ese apóstol, que murió en la Vega el 4 de julio de 1939.

Como todos los años, decenas de mendigos coparon los alrededores del templo católico para pedir limosnas.

Muchos feligreses llegaron hasta el templo a pie, otros en vehículos y algunos amanecieron en el lugar.

Pero no todos los que asistieron al Santo Cerro fueron a rezar, pues muchos parroquianos se dedicaron a ingerir bebidas alcohólicas en negocios ubicados en los alrededores.