Obama y Mujica tratan temas reos Guantánamo, educación

Obama y Mujica tratan temas reos Guantánamo, educación

Washington. EFE. El presidente de EE.UU., Barack Obama, recibió ayer en la Casa Blanca a su homólogo de Uruguay, José Mujica, con quien acordó aumentar el intercambio de profesores y el flujo migratorio, sin que faltara una conversación sobre Guantánamo y un alegato del líder uruguayo sobre la política antitabaco en su país.

En su primer encuentro formal, de alrededor de una hora de duración, Obama y Mujica no hablaron “ni una palabra” sobre la reciente legalización de la marihuana en Uruguay, pero sí conversaron sobre el previsto traslado a ese país de hasta seis presos de Guantánamo, según explicó el mandatario uruguayo.

“Me dijo que él está comprometido antes de irse del Gobierno a cerrar esa cárcel (de Guantánamo)”, dijo Mujica en una conferencia de prensa, en la que descartó que Obama le hubiera exigido alguna condición para cerrar el acuerdo que permitirá trasladar a los presos a Uruguay. «(Obama) no me pide (nada), porque él tiene la inteligencia de no pedir lo que no le van a dar”, zanjó. Según informes de prensa previos sobre las conversaciones entre los dos Gobiernos, Washington exigía una garantía de que los presos de Guantánamo permanecieran al menos dos años dentro de las fronteras del país suramericano, algo a lo que Uruguay se opuso. Al comienzo de la reunión, Obama afirmó que Mujica “tiene una extraordinaria credibilidad en asuntos de democracia y derechos humanos, dados sus fuertes valores y su historia personal, y es un líder en estos asuntos en todo el hemisferio».

El Gobierno de Obama se comprometió a invertir fondos para “triplicar el tamaño del programa de intercambio de profesores entre EE.UU. y Uruguay”, por el que los docentes uruguayos pueden viajar a Estados Unidos para mejorar su inglés, informó la Casa Blanca. Obama subrayó la importancia de “aumentar los intercambios entre profesores y estudiantes”, mientras que Mujica insistió en la necesidad de “llevar (a Uruguay) profesores americanos aunque sea para que estén un tiempo”, algo que ha planteado también al Gobierno alemán, porque “la sabiduría hay que irla a buscar donde está».

“Nosotros (en Uruguay) vivimos en un tiempo en el que tenemos que aprender inglés, sí o sí”, indicó el presidente uruguayo. “Y ustedes también tendrán que convertirse en un país bilingüe, sí o sí; porque la fortaleza de la mujer latina es admirable y van a llenar este continente de gente que habla castellano y portugués”, añadió.

Mujica confirmó que no hablaron “ni una palabra” sobre la ley uruguaya de la marihuana, un tema incómodo para Obama dado que su Administración aún no ha definido del todo su postura frente a la reciente legalización de esa sustancia en los estados de Colorado y Washington.