Obama toma el liderazgo

Obama toma el liderazgo

POR EDUARDO LUCE Y ANDREW WARD
EN WASHINGTON

Hillary Clinton planeaba anoche aumentar el rol de su esposo en la campaña y lanzar más ataques directos a la inexperiencia política de Barack Obama en su lucha para evitar que su rival obtenga la nominación presidencial del partido demócrata, que parece tener un ímpetu imparable.

Sus partidarios reconocieron que ella lucha por la sobrevivencia mientras se  dirige a las primarias en New Hampshire, mañana 8 de enero, donde necesita ganar para detener el carro de oponente, impulsado por el gran éxito alcanzado en Iowa el pasado jueves.

Prometió «delimitar más el contraste» entre ella y Obama, especialmente en la política económica, donde los funcionarios de Clinton creen que la agenda de Obama es «bastante vaga».

«Las apuestas no pueden ser más altas,» dijo la señora Clinton en un correo electrónico a sus partidarios. «Los eventos no podrían moverse más rápido. Con todo lo que hay en juego, demostrémosles de qué estamos hechos».

Los funcionarios de la campaña de Clinton, todavía tambaleantes por la naturaleza enfática de la victoria de Obama, dijeron que Bill Clinton asumiría un papel prominente en un estado donde él subió de las cenizas en 1992 para ganar la nominación, pero pocos confían en que suba del tercer lugar en que quedó en Iowa, donde incluso el voto femenino fue más alto para Obama.

Obama, que describió su victoria como un «momento definitivo en la historia» y una victoria de «la política de la esperanza sobre la política del miedo», puede apelar también en New Hampshire a una población mucho mayor de votantes independientes que en Iowa, donde ellos se declararon a su favor en un número sin precedentes, al igual que hicieron los votantes más jóvenes.

«Es difícil de ver lo que Hillary puede hacer en cinco días para darle un giro a esto,» dijo Mark Schmitt, de New América Foundation (centrista) en Washington.

A diferencia del campo demócrata, donde hay ahora un corredor de cabeza claro, los republicanos están divididos, con candidatos diferentes a la cabeza en diferentes estados. Muchos preguntaban ayer la decisión de Giuliani de Rudy para correr una campaña discreta en Iowa, donde terminó en un vergonzoso sexto lugar.

Por supuesto, un estado no marca una revolución en la política norteamericana: a muchos presidentes famosos les ha ido mal en Iowa: Ronald Reagan, el primer George Bush e incluso Bill Clinton. Las cosas podrían verse muy diferentes tras las primarias de New Hampshire, por lo que sería un error sobre emocionarse a este nivel.

La victoria de Obama en Iowa es notoria: triunfó entre las mujeres (sobre Clinton, una vez vista como la candidata demócrata inevitable y la candidata de las mujeres de América). 

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE MIRIAM VELIZ