Nuevo presidente  de Francia no tendrá período de gracia

Nuevo presidente  de Francia no tendrá período de gracia

PARÍS. AFP. Contactos inmediatos con los dirigentes europeos, cumbres, preparación del gobierno y de las legislativas, estrecho margen de maniobra dada la crisis: tras su elección a la presidencia de Francia el domingo, François Hollande no gozará de período de gracia.   Elegido el domingo con 51.62% de los votos frente al presidente conservador Nicolas Sarkozy (48.38%), según los resultados definitivos anunciados el lunes por el ministerio del Interior, Hollande había previsto esa realidad.  

«El tiempo me estará contado», «no tengo plazo de gracia, es decir que todas las decisiones que tome tendrán que ser justas y coherentes», dijo en vísperas de la elección.   El lunes, fue uno de sus allegados, el diputado socialista Michel Sapin, quien estimó que Hollande «no tendrá estado de gracia» a raíz de la situación «difícil desde el punto de vista económico». 

Hollande, que asumirá la presidencia el 15 de mayo, emprenderá rápidamente contactos con los mandatarios europeos para promover su propuesta de modificar el tratado fiscal europeo a fin de agregarle un capítulo de apoyo al crecimiento. 

El primero de ellos, justo después de asumir el cargo, será en Berlín con la canciller alemana Angela Merkel, cuyo gobierno reiteró este lunes su compromiso con la doctrina de la austeridad. Aunque algunos analistas afirman que la canciller está ahora debilitada por la derrota de los gobiernos salientes en Francia y Grecia.   De momento, Hollande ya tuvo contacto telefónico con varios jefes de gobierno europeos, entre ellos el español Mariano Rajoy, que prometió «entender (se) con él.

La clave

Dejaría política

Sarkozy, que ayer, lunes, reiteró su intención de abandonar la política, pidió a los dirigentes de su partido, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), que afronten unidos y cohesionados las elecciones legislativas del próximo mes de junio.